20 de agosto de 2014

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Íñigo Nagore, se ha reunido con el sector de fruta y hortalizas para analizar los efectos del veto de Rusia.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Íñigo Nagore, ha mantenido hoy una reunión con el sector productor y comercializador de frutas y hortalizas de La Rioja para analizar la situación en los mercados y los precios, informar sobre las ayudas habilitadas por la Unión Europea tras las restricciones de Rusia a las importaciones de estos productos, y el procedimiento establecido para facilitar la retirada a través de las organizaciones de productores con el propósito de facilitar su distribución gratuita entre entidades benéficas como son Cruz Roja o el Banco de Alimentos.

Durante este encuentro, al que también ha asistido la directora de Investigación y Desarrollo Rural, María Martín, han participado representantes de las seis Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas que operan en la comunidad autónoma, la Federación de Cooperativas de La Rioja (FECOAR), las Organizaciones Profesionales Agrarias (OPAs), la Federación de Empresarios de La Rioja, la Asociación de Cultivadores de Champiñón (ASOCHAMP), y de Cruz Roja.

En primer lugar, se ha abordado la situación del desplome de los precios del melocotón y la nectarina como consecuencia de la caída del consumo en una temporada irregular por la meteorología, pero también del exceso de producción. Esta circunstancia, que era anterior al veto de Rusia, ha explicado Íñigo Nagore, "ha motivado que una cooperativa riojana haya solicitado la colaboración de la Consejería de Agricultura para dar salida a más 150.000 kilos de ambas frutas que se han retirado del mercado".

En concreto, se han distribuido 44.000 kilos a través de los Bancos de Alimentos de A Coruña y Córdoba; 80.000 kilos se han entregado a una empresa transformadora para la elaboración de zumo gracias a un acuerdo con Cruz Roja y, por último, 40.000 kilos han sido destinados a biodegradación.

En el caso del veto de Rusia, el consejero ha transmitido al sector la necesidad de permanecer "atentos" ante las posibles afecciones a otros dos cultivos muy importantes en La Rioja: la pera y el champiñón. "Los efectos de la decisión adoptada por Rusia aún no se perciben negativamente en La Rioja, aunque sí se ha producido una ligera tendencia a la baja de los precios", ha señalado Nagore. En este sentido, "habrá que estar vigilante a la evolución de los precios en el mercado, a la espera de que la Comisión Europea apruebe el reglamento que articule la concesión de ayudas". Para ello, se ha reservado un presupuesto de 125 millones de euros, una cantidad que "aún es pronto para afirmar si será suficiente".

Por otro lado, desde el Gobierno de La Rioja "vamos a exigir que se pongan en marcha medidas en apoyo al champiñón destinado a la industria porque sí puede verse perjudicado por el embargo ruso", ha señalado. En la actualidad, dos terceras partes de la producción de champiñón en La Rioja, que se estima en torno a las 75.000 toneladas, tienen como destino la industria conservera; el resto se comercializa en fresco.

Íñigo Nagore también ha avanzado que se espera una caída de los precios en relación con la pera como consecuencia de la situación que afecta a países como Holanda y Bélgica, principales proveedores de este producto en el mercado ruso, y para ello, habrá que buscar mercados alternativos para dar salida a su producción.