12 de agosto de 2014

imagen del acueducto

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, a través de la Dirección General de Medio Natural, ha concluido los trabajos de restauración del acueducto de San Marcos, situado en el monte de Vico en Arnedo. El proyecto contemplaba el desbroce de la zona para facilitar la colocación de andamios, tras lo cual se ha llevado a cabo la reconstrucción de la parte del pilar que estaba desprendida y más deteriorada.

También se han limpiado y rejuntado los muros de mampostería con mortero tradicional de cal y se ha rehecho toda la parte superior del muro de esta singular construcción. Los trabajos han supuesto una inversión de 26.971 euros, para los que se ha contado con el apoyo económico del la Unión Europea a través del FEDER, que ha aportado el 50% del presupuesto.

La construcción es un antiguo conducto de agua datado en el siglo XV que facilitaba la canalización y el abastecimiento, ahora en desuso, hasta el Monasterio de Vico. El acueducto se encuentra cercano a la ermita de San Marcos y en el trayecto del ‘Sendero de Vico’, ruta que forma parte de la red de senderos de corto recorrido gestionados por el Gobierno de La Rioja desde la Dirección General de Medio Natural. El recorrido incluye elementos interpretativos tanto de carácter natural como de ámbito etnográfico y cultural, como es el caso de este elemento singular.

Señalización del sendero

Esta actuación en el entorno del Monte de Vico se une a la que ya desarrolló el Gobierno de La Rioja hace tres años en el sendero para mejorar la señalización y renovar el equipamiento, dotando al recorrido de una serie de paneles informativos que dieran a conocer los valores naturales y culturales del entorno. Tanto el sendero como el acueducto se encuentran en el Monte de Utilidad Pública ‘Vico y Vallaroso’, propiedad de la Comunidad Autónoma de La Rioja.

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente destinó a este proyecto 16.520 euros. Este sencillo paseo de algo menos de 5 kilómetros forma parte desde el año 2003 de la red de senderos, que se diseñó con el objetivo de dar a conocer a los senderistas los secretos de esta zona del valle del Cidacos que alberga, además, el único bosque de pino piñonero de toda La Rioja.