25 de junio de 2013

rca de garantía ConSuma Naturalidad....

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Iñigo Nagore, y la directora general de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente, Odile Rodríguez de la Fuente, han presentado hoy la marca de garantía ‘ConSuma Naturalidad’, que ayudará al consumidor a apoyar, a través de sus decisiones de compra, a los profesionales del sector agrario que contribuyen a la conservación el patrimonio natural y cultural de nuestro país y al desarrollo de la economía local.

Se trata de un distintivo financiado por la Unión Europea a través de su instrumento LIFE+, que diferenciará los productos que favorecen la cría de razas ganaderas autóctonas y el cultivo de las variedades vegetales autóctonas más características de La Rioja y que contribuyen, por tanto, a su conservación y a la de las especies silvestres asociadas a su ecosistema.

Este sello garantizará así la conservación de la biodiversidad silvestre y productiva ligada a los alimentos que lo lleven, ayudando al consumidor a realizar elecciones de compra responsable. También diferenciará a los productores, transformadores, y distribuidores de la industria agroalimentaria que trabajan con ellos y a los restauradores que los incluyan en sus recetas.

La marca de garantía ‘CoSuma Naturalidad’ entró en vigor en enero 2013, a partir de su presentación nacional, en el Ministerio, de la mano del ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete.

Para hacer llegar su filosofía al consumidor el lanzamiento de la marca irá acompañado de una serie de acciones de información y concienciación al ciudadano, como la proyección de documentales en TVE, el desarrollo de aplicaciones para móviles que permitan geolocalizar los puntos de venta y consumo de los productos de la marca e información de rutas y recetas de paisaje ‘ConSuma Naturalidad’, entre otras acciones.

Según los datos de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente, en España existen 123 razas ganaderas autóctonas en peligro de extinción y cada año se pierde el 5% de nuestra biodiversidad productiva. El objetivo final es frenar esta pérdida, mientras se favorece a los profesionales agrarios que contribuyen a conservar el patrimonio natural y cultural de nuestro país y al desarrollo de la economía local.