24 de abril de 2013

El director general de Calidad Ambiental, José María Infante, y el gerente de la Agencia de Desarrollo Económico de La Rioja (ADER), Javier Ureña, han destacado hoy el compromiso con el medio ambiente y la apuesta por el crecimiento sostenible de Agroalimentaria de La Rioja 2001 para mejorar su competitividad y acceder a nuevos mercados, en el acto de entrega, a la cooperativa de Rincón de Soto, de la certificación de la huella de carbono en reconocimiento a las buenas prácticas empleadas para reducir sus emisiones contaminantes en el proceso de producción de Peras de Rincón de Soto y contribuir al cuidado y la conservación del planeta.

Ambos han resaltado el esfuerzo y el trabajo realizado por esta empresa riojana para reducir la emisión de gases de efecto invernadero en el proceso de producción y selección de este producto y han destacado como el sector agroalimentario muestra especial sensibilidad por las cuestiones relacionadas con las sostenibilidad y, en especial, por la reducción de las afecciones medioambientales.

La huella de carbono, un inventario completo de este tipo de emisiones, es una herramienta innovadora cada vez más implantada en las empresas, ya que aporta valor en favor de la sostenibilidad y un potencial de mejora de eficiencia medioambiental en los procesos. Además contribuye a mejorar sus procesos, innovar y abrir oportunidades de negocio en mercados internacionales, cada vez más exigentes con este tipo de iniciativas.

La Rioja, cuya economía se sustenta en la agricultura y la industria agroalimentaria, está apostando por esta clase de proyectos con el fin de ahondar en el carácter diferenciador y la apuesta decidida de calidad de sus productos.

Hasta la fecha, Agroalimentaria de La Rioja 2001 ha contado con el apoyo de la Agencia de Desarrollo Económico de La Rioja (ADER) con una subvención de 132.559,72 €.