28 de julio de 2014

Proyucto motostudent

El consejero de Industria, Innovación y Empleo, Javier Erro, ha visitado esta mañana, junto con la vicerrectora de Estudiantes y Empleo de la UR, Mª Cruz Navarro, el proyecto UniRioja-MotoStudent, que entra en su fase final de fabricación de las piezas y montaje de la motocicleta de competición, del que ha destacado "que es un ejemplo de investigación aplicada a un proyecto final".

"Para ello es muy importante la unión de todos los agentes que conforman el Sistema Riojano de Innovación, y concretamente, de la Universidad y la empresa; para la transferencia de conocimiento de la UR al mundo empresarial y en resultados tangibles que redunden en beneficio de toda la sociedad", ha resaltado el consejero de Innovación.

Este es uno de los objetivos que se contemplan en el IV Plan de I+D+i, ha subrayado Javier Erro quien ha resaltado que el IV Plan de I+D+i quiere intensificar la contribución privada al gasto en I+D en línea con los objetivos marcados por la Unión Europea así como dinamizar la transferencia de conocimiento universidad-empresas, puesto que los resultados de la investigación tienen que trascender los laboratorios y llegar a las empresas.

Durante la visita a este proyecto, en la que han participado también el director general de Innovación, Industria y Comercio, Julio Herreros y el profesor de Ingeniería e integrante del equipo UniRioja-MotoStudent, Alberto Falces, han podido conocer de primera mano los últimos avances del equipo UniRioja-MotoStudent, formado por profesores y estudiantes de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de La Rioja, que desarrolla una motocicleta de competición de 250cc 4T.

Dicho proyecto cuenta con el patrocinio de la Universidad de La Rioja, la Consejería de Industria, Innovación y Empleo, la Fundación Riojana para la Innovación (FRI) y Matricerías LAM, Standard Profil, Daniel Mateos, Motos Vidal, Uniriver, CampTecnológico, Mayoral, Vental, Maturana, Motos Jose, Decathlon y el IES Cosme García.

El proyecto

El equipo UniRioja-MotoStudent está finalizando la fase de fabricación de los componentes esenciales de la moto, lo que permitirá montar el prototipo en agosto y que el piloto pueda realizar las pruebas previas en el circuito de Los Arcos (Navarra) en septiembre.

Una de las partes más importantes del proyecto consiste en estudiar la forma exterior de la moto, para reducir al máximo la fricción con el aire. El equipo ha construido, para ello, una maqueta a escala 1:3 con una impresora 3D, lo que permite comprobar el correcto anclaje de las piezas y hacer pruebas en el túnel de viento, para comprobar el comportamiento aerodinámico de la moto.

Una vez construida, UniRioja-MotoStudent participará con el dorsal 22 en octubre de este año en un certamen internacional universitario que tendrá lugar en la Ciudad del Motor de Aragón. El objetivo del certamen es diseñar un prototipo de moto de competición de 250cc 4T a partir de un motor, horquilla y llantas proporcionados por la organización cuya fabricación en serie sea viable.

El equipo está formado por los profesores Alberto Falces y Javier Rico –del Departamento de Ingeniería Eléctrica- y Manuel Mendivil Giro –del Departamento de Ingeniería Mecánica-, y los estudiantes: Rubén Ubis Soriano, Raúl Díez Ricondo, Enrique Rubio Aguado, Daniel Olano Lerena, Carlos Fuentes Rica, José Juanes Rodríguez, Ignacio Fernández Estébanez, Alberto Chavarri Hernando y Eduardo Martínez.

Se divide en cinco grupos –algunos de cuyos miembros participan en varios de estos- dedicados al diseño del chasis y la suspensión; estudios aerodinámicos y diseño del carenado; optimización y puesta a punto del motor; desarrollo de la unidad electrónica de control del motor; y desarrollo del proyecto industrial de fabricación en serie.

Los estudiantes son quienes tienen que encontrar soluciones a problemas reales sin que el profesor le brinde la solución o la forma de resolverlo, mejorando su perfil de cara a la salida al mercado laboral y, en definitiva, generando conocimiento capaz de abrir la puerta a nuevos proyectos de Ingeniería, transferencia tecnológica, desarrollo de patentes, etc.

Fabricación y montaje de las piezas

En el diseño del chasis –que es la estructura que soporta los componentes de la moto- se han empleado más de siete meses de trabajo y se han utilizado complejos programas de ordenador que permiten simular los esfuerzos y deformaciones que sufrirá durante la carrera. El chasis tiene un diseño original y único que es capaz de combinar ligereza y resistencia a la vez, gracias a su forma y a los materiales empleados para su construcción, empleados también en la industria aeronáutica.

El equipo UniRioja-MotoStudent también ha trabajado para optimizar el control electrónico del motor que proporciona la organización, con el fin de lograr una gestión más eficiente del combustible y del sistema de encendido adaptado a las condiciones del circuito y que permita mejorar la respuesta de la moto de acuerdo a las necesidades del piloto.

El sistema propulsor también incorpora una interesante mejora: el sistema de recuperación de energía KERS (Kinetic Energy Recovery System) empleado en la formula 1. Este dispositivo permite aprovechar la energía de movimiento de la moto durante el proceso de frenado almacenándola temporalmente en un grupo de baterías. Cuando el piloto requiere mayor potencia –por ejemplo, durante un adelantamiento- esta energía es liberada proporcionado un empuje adicional durante un corto periodo de tiempo suficiente para efectuar la maniobra.

El depósito de combustible de 9 litros de aluminio encaja perfectamente en el chasis de la moto y se ha diseñado, fabricado y soldado íntegramente en la Escuela de Ingeniería y en los talleres de mecanizado del IES Cosme García.