7 de abril de 2011

El Consejero de Vivienda y Obras Públicas y Presidente del IRVI, Antonino Burgos, y el Gerente del Instituto de Vivienda de La Rioja, Carlos Alonso, han suscrito en la mañana de hoy la encomienda de gestión por la que el Instituto de la Vivienda de La Rioja asume el desarrollo de las obras de la Autovía Calahorra-Arnedo, primera infraestructura de doble vía de titularidad autonómica. La firma de esta encomienda marca la cuenta atrás para el inicio de unas obras, previstas para el próximo otoño, que implican un desembolso de 44.053.149 euros (39.567.981 euros de ejecución y 4.485.158 euros en expropiaciones).

Esta encomienda, que culmina el proceso impulsado el pasado 2 de noviembre de 2010 con la ampliación de los estatutos sociales del Instituto al ámbito de la construcción y conservación de las infraestructuras de carreteras regionales así como a la colaboración en la gestión de las expropiaciones, "posibilitará el desarrollo de una Autovía que implica el mayor esfuerzo económico en la historia de las infraestructuras viarias de La Rioja", tal y como ha reseñado el Consejero de Obras Públicas, Antonino Burgos, consciente de la eficacia de esta fórmula administrativa que ya se ha empleado en nuestra región para la construcción de la Residencia de Ancianos de Nájera. Con esta firma, "el IRVI se hace cargo de la contratación y ejecución" de la Autovía Calahorra-Arnedo, ha acotado Burgos.

El Presidente del IRVI ha recordado que esta encomienda es consecuencia "de la necesidad de buscar vías alternativas a la financiación presupuestaria", siendo la mejor solución "contratar y ejecutarla a través de una empresa pública que puede solicitar un crédito bancario y diferir su pago en función del plazo de amortización fijado". Burgos ha aseverado que "el control técnico y financiero de las obras seguirá bajo la dirección de la Consejería de Vivienda y Obras Públicas", porque será el Gobierno de La Rioja el que dé el visto bueno a la operación crediticia y será el personal de la Dirección General de Carreteras quien tome las decisiones técnicas que se precisen. Igualmente, ha recordado que la encomienda "salvaguarda, una vez concluidas las obras, la titularidad del Gobierno de La Rioja" de la Autovía.

En virtud de esta encomienda, el Instituto –con el aval y supervisión del Gobierno de La Rioja- seleccionará a la entidad financiará que aportará el crédito (inferior a los 50 millones de euros y bajo la modalidad de pago aplazado) necesario para el desarrollo de la obra, licitará y contratará las obras, de acuerdo con la ley de Contratos del Sector Público, y gestionará los trámites administrativos que requieran las expropiaciones necesarias para la conclusión de la Autovía.


Primera Autovía de titularidad autonómica

La Autovía Calahorra-Arnedo que, tiene 36 meses de plazo de ejecución, será la primera doble vía de titularidad autonómica. Nace con la vocación de conectar Arnedo y su comarca (que concentran una importante producción industrial así como un incipiente desarrollo turístico) con el Eje del Ebro, donde se encuentran las principales infraestructuras viarias de nuestra Comunidad (N-232 y AP-68). De esta forma, los dos principales núcleos poblacionales de nuestra región –con excepción de la capital- estarán comunicados por una doble vía, rápida, cómoda y segura.

La autovía, que aprovecha al máximo la actual LR-134, tendrá una longitud de 12,5 kilómetros y permitirá velocidades punta de 120 kilómetros/hora (o la máxima que se disponga por ley). Contará con una plataforma de 30 metros, con dos carriles por sentido. Las glorietas proyectadas, que regularán la entrada a Calahorra (Polideportivo Juventud y Parque de Bomberos, intersección con Autol, Parque Empresarial de La Maja, acceso a Quel y variante de Arnedo) tendrán un diámetro de 100 metros, con dos carriles por sentido de 4,5 metros de ancho cada uno; y amplios ramales para garantizar y asegurar las incorporaciones.

La Autovía será la obra viaria de mayor ambición emprendida por el Gobierno de La Rioja en su historia. Así lo certifica su presupuesto, cercano a los 45 millones de euros, y las unidades y partidas asociadas al desdoblamiento de la LR-123 y LR-134 (1,8 millones de metros cúbicos excavados, 700.000 metros cúbicos de terraplenes, 209.000 toneladas de brea, 10.000 toneladas de betún. 5.000 metros cúbicos de hormigón o 39 kilómetros de barreras de seguridad).