17 de abril de 2015

(AREV)....

"El prestigio de las viticultura europea se ha basado en el éxito del modelo de denominaciones e indicaciones de origen protegidas, que es necesario proteger", ha asegurado hoy el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Íñigo Nagore, durante la celebración de la Asamblea de la Asociación de Regiones Vitivinícolas (AREV) que acoge el Centro Vínícola de Champagne (Francia).

Íñigo Nagore entiende que la Comisión Europea debe reflexionar sobre "el grave perjuicio" que sus actos delegados pueden ocasionar a este modelo, como ocurre con el que ha aprobado recientemente relativo a las nuevas plantaciones y replantaciones en el marco del nuevo régimen de autorizaciones administrativas. "La regulación introducida burla el contenido del Reglamento de la OCM Única aprobado por el Parlamento y el Consejo, empleando de forma indebida los poderes delegados que se le confirieron para establecer las causas que pueden provocar un riesgo de devaluación y apropiación de la reputación de las indicaciones protegidas".

Precisamente, la protección y promoción de un modelo que entiende la viticultura como un recurso patrimonial, cultural, paisajístico y turístico vinculado a un modo de vida en un territorio concreto es una de las líneas de trabajo de Sergio Chiamparino, representante de Piamonte, que ha sido elegido hoy nuevo presidente de la AREV.

Nagore, que le ha trasladado durante un encuentro Chiamparino la disposición de La Rioja a seguir colaborando en las diferentes iniciativas que emprenda la Asamblea durante este nuevo periodo, ha agradecido también el gran trabajo realizado por Jean-Paul Bachy durante su mandato al frente de la AREV, "en un periodo difícil para el sector vitivinícola europeo que ha tenido que enfrentar grandes retos de la política agraria europea, que ha obligado a mantenerse vigilante y reivindicativo ante instituciones y gobiernos en la defensa de un modelo de calidad basado en el control de la producción".

El consejero de Agricultura ha tomado la palabra durante la asamblea para pedir a la AREV que inste a los eurodiputados a votar en contra de la resolución para que la Comisión elabore una nueva estrategia en materia de alcohol, que pondría en peligro la concesión de ayudas para abordar campañas en defensa del consumo moderado de vino o para la promoción en países terceros incluidas en el Programa de Apoyo al sector vitivinícola.

Otro de los asuntos que ha centrado parte de las intervenciones ha sido el acuerdo de intercambios comerciales que negocian la Unión Europea y EEUU (el llamado TTIP), ante la preocupación existente por los cambios que podrían ocasionar en el modelo productivo y en materia de seguridad alimentaria.