26 de junio de 2013

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Íñigo Nagore, ha inaugurado la jornada

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Íñigo Nagore, ha inaugurado hoy una jornada, bajo el título ‘Tendencias de investigación en pera conferencia: prevención frente a escaldado’, para dar a conocer los últimos avances para prevenir esta fisiopatía de la fruta que afecta especialmente a la manzana y a la pera.

La pérdida de color y el empardecimiento son los principales síntomas de esta afección que, si bien no altera ni el sabor ni la textura de la fruta, supone un problema a la hora de comercializar el producto. Hasta el momento, el control la fisiopatía se realizaba con el uso de sustancias antiescaldantes que se aplican antes de su almacenamiento e impiden la oxidación de compuestos generados por la fruta como respuesta al frío del proceso de conservación.

Sin embargo, las restricciones que establece la futura normativa europea sobre el uso de determinados productos, como la DPA y la etoxiquina, han motivado que la prevención del escaldado sea una cuestión de interés prioritario para el sector productor y los técnicos investigadores.

El objetivo de esta jornada, organizada por la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente en colaboración con el Centro de Innovación y Tecnología Agroalimentaria de La RiojaEste enlace se abrirá en una ventana nueva (CITA), la SAT Frutas y Verduras Valle de RincónEste enlace se abrirá en una ventana nueva y la empresa riojana AgrofieldEste enlace se abrirá en una ventana nueva, es dar a conocer algunos de los métodos y técnicas que se han puesto en práctica para prevenir el escaldado de forma natural. En este sentido, desde el CITA se está apostando por investigar el uso de compuestos naturales como los aceites esenciales.

Conservación con atmósfera controlada

Por su parte, la SAT Frutas y Verduras Valle de Rincón ha iniciado un proyecto de investigación sobre un nuevo método de control para periodos largos de conservación de la fruta denominado ‘atmósfera dinámica controlada’, y que consiste en reducir al máximo posible los niveles de O2 y CO2, sometiendo de esta forma al fruto a un stress que no afecta al fruto en aspectos negativos durante el proceso como son las cavernosidades internas, fermentaciones, escaldados, maduración, deshidratación, o las propiedades organolépticas.

La metodología habitual para una conservación larga se apoya en tratamientos post-cosecha, basados en evitar la aparición de las incidencias más comunes durante el proceso de conservación: el escaldado del fruto y la proliferación de patógenos en cámara.

La SAT Frutas y Verduras Valle de Rincón no solo mantiene un compromiso para ofrecer a sus clientes un producto de máxima calidad y sabor, sino que además, con este nuevo sistema busca garantizar los máximos niveles de seguridad alimentaria minimizando al máximo la presencia de materias activas en nuestro producto.