13 de agosto de 2014

Julio Herreros ha presentado esta mañana las medidas del Gobierno de La Rioja para garantizar la seguridad y control de las estaciones de servicio

El director de Innovación, Industria y Comercio, Julio Herreros, ha presentado esta mañana las medidas del Gobierno de La Rioja para garantizar la seguridad y control de las estaciones de servicio y ha destacado "el elevado cumplimiento detectado en las revisiones realizadas. El 95% de las inspecciones han tenido un resultado favorable y el 5% restante defectos leves como instalaciones auxiliares o tuberías de ventilación".

Estas actuaciones se enmarcan en el Plan de Seguridad Industrial de La Rioja 2014-2016 puesto en marcha por el Ejecutivo regional que tiene como objetivos fundamentales "la seguridad, garantía y la competitividad".

Julio Herreros ha subrayado que la Dirección General de Industria realiza de forma periódica diferentes comprobaciones en las estaciones de servicio de la región, además de las inspecciones reglamentarias que realizan los titulares de las gasolineras a través de los organismos de control autorizado. Todo ello se recoge en los libros de revisiones, pruebas e inspecciones que tienen en las gasolineras.

Actualmente el número de estaciones de servicio en La Rioja asciende a 73 mientras que el total de aparatos surtidores en servicio es de 279. Los productos más suministrados son Gasolina 95 y Gasóleo A.

Herreros ha destacado que las estaciones de servicio deben aplicar unas medidas especiales de seguridad por el tipo de productos que suministran, gasolina y el gasóleo, ambos productos inflamables. Concretamente, "las revisiones a las estaciones de servicios se centran en garantizar la seguridad de las personas y de las instalaciones, la protección del medio ambiente y en ofrecer un servicio adecuado a los consumidores en cuanto al suministro realizado. Para ello se verifica la correcta aplicación de los reglamentos de seguridad y se efectúan las revisiones periódicas que exige cada aparato o instalación" ha explicado.

Por ejemplo, los manómetros para controlar la presión de los neumáticos de los vehículos deben ser verificados anualmente, pues su correcto funcionamiento es imprescindible para la seguridad del vehículo. "Un neumático con presión incorrecta, además de elevar el consumo de combustible, puede provocar un accidente por mal comportamiento en las maniobras o incluso destruirse" ha destacado Julio Herreros. También se verifica anualmente los aparatos surtidores o el control de la calidad de los productos suministrados, con el objetivo de ofrecer y garantizar un servicio adecuado a los consumidores.

Para ello se revisan las instalaciones, aparatos de medida, normas técnicas de seguridad, funcionamiento, métrica en los dispositivos de abastecimiento, depósitos y tuberías, pavimentos, surtidores, control de calidad de los productos suministrados…