28 de marzo de 2014

Plan Control Tributario

La consejera de Administración Pública y Hacienda, Concepción Arruga, acompañada por la directora general de Tributos, Resurrección Sáez, han presentado el balance de actuaciones del Plan de control tributario de 2013 que, junto con la prevención y lucha contra el fraude fiscal, son el instrumento imprescindible en la política del Gobierno para financiar los servicios y políticas públicas y reducir el déficit.El resultado de las más de 16.000 actuaciones del Plan de Control Tributario 2013, según ha detallado Concepción Arruga se ha traducido en una recaudación de 22.613.000 euros.

LIQUIDACIONES (gestión) ACTAS (inspección) EXP. SANCIONADOR RECAUDACIÓN TOTALIP 331.000 € 0 28.000 € TPO-AJD 6.601.000 € 947.000 € 133.000 € ISD 12.690.000 € 339.000 € 41.000 € JUEGO 0 0 0 TOTAL 19.622.000 € 1.286.000 € 202.000 € 1.503.000 € 22.613.000 €

La consejera de Hacienda ha destacado que el Plan de Control Tributario persigue una gestión tributaria eficaz y asegurar el principio de justicia tributaria. Asimismo, ha subrayado la importancia de seguir trabajando para velar porque las obligaciones fiscales de los riojanos se ajusten a la legalidad, dado que los impuestos son los ingresos públicos imprescindibles para la prestación de los servicios públicos en esta comunidad autónoma. Por este motivo, ha indicado, "desde la Consejería de Hacienda ya se está trabajando en el Plan para 2014".

La consejera ha explicado que tras las actuaciones de control llevadas a cabo por Hacienda "se ha conseguido ingresar a lo largo del año pasado 16.950.000 euros, lo que supone el 73,69% de la deuda aflorada, un 9,19% más que el ejercicio anterior".

Concepción Arruga ha destacado la importante labor que se lleva a cabo desde la Dirección General de Tributos "ya que desde 2011, esta dirección ha realizado 58.430 actuaciones de control tributario, que han detectado una deuda no declarada de 69,5 millones, lo que representa el 5% del Presupuesto de la Comunidad para 2014".

Los impuestos cedidos gestionados por la comunidad son los de Sucesiones y Donaciones; Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados; Tributos sobre el juego, y Patrimonio.

Respecto al impuesto sobre Patrimonio, se han llevado a cabo 358 actuaciones que han permitido aflorar una deuda de 331.000 euros. De estos, 72.816,91 euros se han obtenido a raíz de la aprobación de la Declaración Tributaria Especial en mayo de 2012 (modelo 750) dirigida a aquellos contribuyente del IRPF, IS e IRNR que sean titulares de bienes o derechos que no correspondan con rentas declaradas en dichos impuestos.

Asimismo, se han liquidado 88 expedientes sancionadores que han producido unos ingresos de 28.000 euros. El objetivo de estas actuaciones es disuadir la falta de presentación o la presentación incorrecta de las declaraciones tributarias.

En Sucesiones y Donaciones, se han contabilizado 13.029.000 euros, que representa cerca del 56,12% del total de la deuda, y se han llevado a cabo 11.367 actuaciones. Esta cifra es superior en un 5,83% a la registrada en el ejercicio 2012. Asimismo, se han liquidado 32 expedientes sancionadores por un importe de 41.000 euros.

En relación con el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados se ha descubierto un fraude por valor de 7.548.000 euros. En total se han llevado a cabo 4.360 actuaciones, una cifra similar a 2012, aunque se han reducido los importes regularizados por actuaciones de liquidación complementaria debido a la depreciación del valor de los inmuebles.

Asimismo, cabe destacar el control que se ha llevado a cabo en las operaciones de compra a particulares de metales preciosos, tal y como se recoge en el Plan de Control Tributario para 2013, lo que ha permitido aflorar 131.241,67 euros, cantidad que supone el 2% de la deuda tributaria descubierta en el de Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Respecto a los Tributos sobre el Juego, las actuaciones de control son fundamentalmente previas, dado que se realizan antes de presentar la correspondiente autoliquidación, por lo que no existen regularizaciones posteriores relevantes.