30 de mayo de 2017

Santurde2Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl consejero de Fomento y Política Territorial, Carlos Cuevas, y el alcalde de Santurde de Rioja, Isaac Palacios, han visitado hoy la reurbanización del final de la calle Gabriel Arnáez en la localidad del valle del Oja.

El presupuesto ha ascendido a 110.000 euros, con una financiación de cerca del 70% por parte del Gobierno de La Rioja, con el fin de mejorar las instalaciones de agua potable y saneamiento y canalizar las instalaciones de electricidad, alumbrado público y telefonía.

"El objetivo es que los vecinos de Santurde de Rioja y los muchos visitantes que se acercan a este pueblo durante las vacaciones puedan disfrutar de unos servicios públicos de primer nivel en términos de calidad y eficiencia", ha señalado el consejero.

Esta actuación, una de las principales demandas del Ayuntamiento, ha dado continuidad a la acometida hace dos años para urbanizar la plaza del Fundador y la propia calle Gabriel Arnáez, situadas en el corazón de este pequeño pueblo de la comarca de Santo Domingo de la Calzada. La inversión, en este caso, se elevó a más de 325.000 euros, con una aportación del 85% por parte del Ejecutivo autonómico.

Ambos proyectos forman parte del Plan de Obras y Servicios en apoyo a las inversiones de los municipios más pequeños de la comunidad autónoma. Este programa cuenta con un presupuesto de 5 millones de euros en 2017.

Detalles de la obra

Las obras han consistido en la renovación de las redes de abastecimiento de agua potable y saneamiento y la ejecución de una nueva red para la recogida de las aguas pluviales, con sus correspondientes conexiones con los domicilios y parcelas colindantes, pozos de registro, sumideros y bocas y arquetas de riego.

Asimismo se han canalizado los tendidos correspondientes a las instalaciones de electricidad, alumbrado público y telefonía con el fin de mitigar su impacto visual y hacer de este entorno de Santurde de Rioja un espacio más agradable y confortable.

Por último, la actuación se ha completado con la pavimentación de una superficie de más de 1.375 metros cuadrados. Para ello, se ha empleado una solera de hormigón rematada con adoquín para la zona de las aceras. Además se ha colocado un caz de hormigón en el centro de la calle para favorecer la conducción del agua de lluvia.