16 de marzo de 2015

Plan Energía Rioja

El consejero de Industria, Innovación y Empleo, Javier Erro, acompañado por el vicerrector de Investigación, Transferencia del Conocimiento y Postgrado de la UR, Miguel Ángel Rodríguez, y el responsable del Grupo de Termodinámica aplicada, energía y construcción, GI-TENECO de la UR, Luis María López, han presentado esta mañana un estudio con los retos y principales líneas estratégicas que servirán de base para el futuro Plan de Energía de La Rioja 2015-2020.

En su intervención, Javier Erro ha destacado que "a partir de este estudio, iniciamos un proceso de consulta de participación con los diferentes agentes implicados en este ámbito, similar al que llevamos a cabo para la elaboración del IV Plan de I+D+i, con el objetivo de diseñar el futuro Plan de Energía de La Rioja".

La primera de estas reuniones se celebrará el próximo 23 de marzo y se convocará a representantes de la Administración Autonómica, nacional y local, asociaciones empresariales y sociales, universidad, colegios profesionales, cluster así como empresas de transporte y distribución de energía y empresas relacionadas con el sector energético como productores e ingenierías e instaladores.

"Con ello queremos sistematizar y planificar todas las actuaciones que estamos llevando a cabo en este ámbito y consensuar con los agentes implicados los ámbitos prioritarios de actuación del futuro Plan de Energía de La Rioja" ha señalado Erro.

Este Plan tendrá tres objetivos: garantizar la seguridad y calidad en el suministro eléctrico; respeto al medio ambiente, con un peso destacado de las energías renovables y mejora de la eficiencia de la utilización de la energía. Todo ello, asentado y apoyado en el marco europeo y nacional, facilitado la participación de nuestra región en el programa europeo Horizon 2020 así como en la Estrategia Riojana de Especialización Inteligente (RIS3) que cuenta con una línea transversal de ecoinnovación y energía.

El estudio

Con estos objetivos como punto de partida, el futuro Plan Energético de La Rioja tiene un horizonte planteado en el año 2020 y prevé cinco líneas prioritarias generales que deben ser desarrolladas en el futuro así como dos líneas transversales. Estas son las líneas que se han desarrollado en este estudio:

1: Infraestructuras energéticas:

Las infraestructuras, en general, y la generación distribuida, en particular, con todas sus posibilidades forman parte de los servicios esenciales sin los cuales no puede funcionar una región, ni tan siquiera una empresa. Por ello, el estudio destaca la necesidad de disponer de infraestructuras que sean seguras, ampliables, de calidad, integradoras del territorio, que cohesionen la región para fomentar un crecimiento sostenible e integrador.

2. Ahorro y eficiencia energética:

El ahorro y la eficiencia energética son siempre mejorables, tanto en los sistemas térmicos como en los eléctricos, y contribuyen a la reducción de la demanda energética pero manteniendo los mismos niveles de confort y seguridad de abastecimiento, lo que supone una disminución de la contaminación.

Esta línea de ahorro y eficiencia energética puede aplicarse a todos los sectores económicos. El potencial de esta línea está en el ahorro que puede suponer para las empresas, administración y particulares, mediante la implantación de medidas que garanticen un crecimiento inteligente, sostenible e integrador, especialmente, en lo referente al uso más eficaz de los recursos, empleando el conocimiento y la innovación.

Estos planteamientos suponen, además, una clara ventaja medioambiental, con una mejora de la seguridad y de la dependencia exterior.

3. La energía como elemento de competitividad:

El crecimiento sostenible significa construir una economía que aproveche los recursos con eficacia y responsabilidad, que sea sostenible en lo económico y en lo medioambiental y competitiva, que desarrolle nuevos procesos, productos y tecnologías, incluidas las tecnologías verdes; que acelere el desarrollo de redes inteligentes en la UE y refuerce las ventajas competitivas de todas nuestras empresas.

Además, incide en la necesidad de informar, formar y apoyar a los consumidores para que valoren la importancia positiva y deseable que tiene el uso y empleo de los recursos de una forma eficiente y responsable.

La energía es un factor muy importante para la competitividad de las empresas, generando mayores recursos para su mejor funcionamiento y estabilidad. La empresa funciona mejor, genera más recursos y puede contribuir al empleo, lo que significa que contribuye a un crecimiento integrador.

El crecimiento sostenible se transforma en integrador, con las aplicaciones innovadoras de los productos y procesos, ayudando a la cohesión social y territorial. A nivel del propio ciudadano, todo lo que ahorre en energía servirá para disponer de una mayor renta y poder adquisitivo.

4. Energías renovables

Las energías renovables son una clara apuesta europea. Su utilización mejora el ahorro y la eficiencia energética, pero además disminuye las emisiones de carbono de una forma espectacular, contribuyendo a la salud de las personas, a la mejora de la seguridad energética al depender menos del exterior, a disminuir las importaciones de petróleo y otros recursos. Además de la seguridad y de la mejora del medio ambiente, hay un factor dinamizador de la economía inteligente.

5. Sociedad y energía

En esta línea se plantearían algunos aspectos diferenciadores del resto de las líneas, aunque interrelacionados. La mejora energética en favor de la sociedad y la implicación de aquella en los procesos energéticos forma parte del crecimiento integrador, con una cohesión social y territorial de mayor nivel y confianza.Potenciar un uso responsable de la energía y del medio ambiente, como garantes económicos y de salud, es siempre un gran reto y una mejora del bienestar general. Por ello, son imprescindibles la difusión y divulgación de todo lo relacionado con la energía y el medio ambiente, especialmente lo determinado en el Plan de Energía a elaborar.

Además, el estudio contempla dos líneas transversales a desarrollar:

1. Transferencia de tecnología y conocimiento

En esta línea podemos contemplar las enmarcadas en las denominadas líneas horizontales que se consideran importantes para la consecución de los objetivos, destacando entre otras el fomento de la colaboración Universidad-Empresa-Centros de Investigación y de la Transferencia de Tecnología a las empresas; el apoyo a los grupos de investigación de referencia en temas energéticos y medioambientales y la promoción y desarrollo de programas que mejoren y optimicen la colaboración entre los centros de investigación, universidad y las empresas.

2. Las KETs

Es preciso aprovechar las denominadas KETs (Tecnologías Clave Habilitadoras) para generar oportunidades de negocio en los diversos sectores económicos, en coherencia con los diversos planes estratégicos riojanos. En esta línea podemos contemplar actuaciones como oportunidad de nuevos negocios y fomento y apoyo de empresas intensivas en BIO (Biotecnología), NANO (Nanotecnología) y TICs (Tecnologías de la Información y la Comunicación).

Este trabajo ha sido realizado a través de la Oficina de Transferencia de Resultados (OTRI) de la UR. Este organismo aprovecha el conocimiento de los investigadores universitarios y lo pone al servicio de empresas y administraciones públicas.