3 de noviembre de 2015

Colaboracilón SOS Teléfono Esperanza

El consejero de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Justicia, Conrado Escobar, ha visitado esta mañana el Centro de Coordinación Operativa del Gobierno de La Rioja-SOS Rioja con motivo de la presentación del servicio por el que SOS Rioja derivará determinadas llamadas al Teléfono de la Esperanza. En la visita ha participado también la directora general de Justicia e Interior, Cristina Maiso, y la presidenta del Teléfono de la Esperanza en La Rioja, Magdalena Pérez.

Conrado Escobar ha recordado que ya en el mes de julio la Consejería mantuvo una primera reunión de trabajo con representantes del Teléfono de la Esperanza con el objetivo de tratar, entre otros asuntos, la posibilidad de estrechar la relación con esta entidad para "encontrar la mejor fórmula de colaboración en la atención a aquellas personas que, en un momento puntual, tienen la necesidad de ser escuchados para recuperar las riendas de su vida y su autonomía".

En este sentido, se acordó que a través del teléfono 112, algunas de las llamadas que reciban los teleoperadores del SOS Rioja pudieran ser derivadas al Teléfono de la Esperanza con el objetivo de ofrecer a los usuarios el mejor servicio de acuerdo a sus necesidades, de una manera inmediata, confidencial y gratuita.

Hay que destacar que el SOS Rioja atiende una media de 120.000 incidencias anuales y ofrece una respuesta eficaz a cada tipo de llamada, atendiendo y empatizando con el comunicante, e intentando satisfacer sus necesidades con el envío del recurso más apropiado y lo más ágilmente posible.

"Sin embargo se presentan ciertas llamadas en las que la persona solicita un auxilio que no es de emergencia, sino que requiere un mayor tiempo de atención para ser escuchado y derivado a terapias específicas y es en este punto en el que dichas llamadas son transferidas a los profesionales que trabajan en el Teléfono de la Esperanza ya que ellos están especializados en el tratamiento integral de las crisis humanas y la promoción de la salud emocional", ha señalado Escobar.

De esta forma se podrá atender a todas las personas que están viviendo situaciones de conflicto personal o interpersonal que les hace sufrir, que se sienten desorientadas, sobrecargadas o sin esperanza, y se hará a través de una escucha especializada por teléfono, de entrevistas con profesionales o de espacios de trabajo grupal para determinadas crisis específicas.

Esta atención se va a prensar las 24 horas del día los 365 días del año y se pondrá en marcha en el momento en que el SOS Rioja reciba una llamada que interprete que debe ser atendida por el Teléfono de la Esperanza. "Esta acción, podemos compararla con la que ya funciona desde el SOS Rioja en relación a la Oficina de la Atención a la Víctima del Delito, para casos incluidos en este ámbito" ha añadido Escobar.

Hay que destacar que el Teléfono de la Esperanza ofrecerá a la persona atendida:

  • Servicio permanente de orientación telefónica, atendido por personal especializado en la escucha y formado para activar las capacidades de las propias personas para afrontar sus problemas.
  • Asesoramiento e intervención profesional en entrevista personal, si el caso lo requiere, con psicólogos, trabajadores sociales, orientadores familiares, psiquiatras, abogados y otros especialistas.
  • Grupos de apoyo y talleres para crisis específicas en los que se impartan programas para atender en grupo a personas que están atravesando un proceso de crisis: ‘Aprender a vivir con la enfermedad’, ‘Aprender a cuidarse cuando se cuida a otro’, ‘Aprender a vivir con su ausencia’, etc.

Con carácter general el perfil de los casos derivados al Teléfono de la Esperanza son: mujeres en riesgo exclusión social y/o maltratadas; problemas con hijos conflictivos, personas mayores con hijos/nietos a su cargo y que presentan problemas de drogadicción/ alcoholismo y que son susceptibles de ser maltratados; menores en situación de abandono, malos tratos, acoso escolar; separaciones conflictivas; problemas con régimen de visitas; acoso laboral; problemas económicos; crisis de ansiedad, estados de tristeza o ánimo bajo, soledad; personas dependientes/enfermos físicos crónico y sus familiares; familiares de personas con problemas de salud mental; familiares de pacientes terminales; cuidadores de personas con dependencia, por edad, enfermedad o discapacidad; ideaciones suicidas y/o crisis suicidas.

Asimismo, la colaboración también prevé realizar e impartir los programas de formación especializada y necesaria para el personal del Servicio de Emergencias 112 de manera que participen en ella todos los trabajadores del servicio, implicándose de una forma más intensa en este tipo de emergencias.