31 de marzo de 2010

El Consejero de Industria, Innovación y Empleo, Javier Erro, y el Alcalde de Logroño, Tomás Santos, han clausurado esta mañana la Escuela Taller ‘Valbuena’ de Logroño, en la que se han formado en las especialidades de albañilería y cantería, 16 trabajadores menores de 25 años. Durante este acto se han entregado a los alumnos participantes los diplomas que acreditan la formación adquirida.

La Escuela Taller "Valbuena" ha tenido una duración de 18 meses. En este tiempo se han realizado los trabajos de conservación y mantenimiento del entorno del antiguo convento de Valbuena. El equipo docente ha estado compuesto por una coordinadora; un monitor de cantería, un monitor de albañilería y una profesora de apoyo de arqueología. La subvención económica concedida por el Servicio Riojano de Empleo para la realización de esta Escuela Taller, promovida por el Ayuntamiento de Logroño, ha sido de 305.808,96 euros.

Las Escuelas Taller son programas mixtos de empleo y formación que tienen como objetivo mejorar el grado de ocupación de jóvenes desempleados menores de 25 años, facilitando su inserción laboral. A través de este programa se desarrollan obras o servicios de utilidad pública o de interés social que posibilitan a los alumnos trabajadores la realización de un trabajo efectivo que tenga relación con la formación profesional ocupacional que reciben, para procurar así su cualificación profesional y favorecer su inserción laboral. Estos proyectos cuentan con financiación del Fondo Social Europeo.

Concretamente, el plan formativo de la Escuela Taller "Valbuena" tenía como objetivo dotar a los alumnos de los conocimientos, destrezas y habilidades necesarios para el ejercicio de la ocupación de cantero-albañil, por lo que se han impartido los contenidos formativos recogidos en los certificados de profesionalidad de cantero y albañil. También buscaba facilitar la adquisición de experiencia laboral y de recursos humanos y habilidades sociolaborales pertinentes para que adopten una actitud positiva respecto a su trabajo en cualquiera de las modalidades.

Para ello, se han trabajado también los conocimientos específicos de la formación básica instrumental (para que puedan obtener el graduado en ESO), formación y orientación laboral, alfabetización informática, prevención de riesgos laborales, orientación personal por medio de tutorías y se realizan actividades formativas complementarias. Además, ha contado con un módulo específico teórico y práctico de arqueología.

En total, los alumnos participantes han recibido una formación teórico práctica de 1.520 horas y una experiencia profesional de 800 horas.