1 de abril de 2015

Acuerdos Consejo de Gobierno

El Consejo de Gobierno ha autorizado un gasto de 1.094.361,47 euros para concertar la gestión de 12 plazas de atención residencial para personas con discapacidad intelectual en Calahorra. El gasto se distribuye en cinco anualidades: 2015 (160.296,61 euros); 2016 (274.152,15 euros); 2017 y 2018 (273.403,11 euros en cada ejercicio); y 2019 (113.106,49 euros).

Se trata de las 12 plazas de que constará la nueva residencia que promueve en la citada localidad la Asociación Riojana Pro Personas con Discapacidad Intelectural (ARPS, en colaboración con el Gobierno de La Rioja, a través de la Consejería de Salud y Servicios Sociales. El proyecto cuenta con un presupuesto de 600.000 euros, de los que el 60% (360.800,62 euros) es aportado por el Ejecutivo regional.

La residencia creará 15 puestos de trabajo y funcionará de acuerdo al modelo de convivencia propuesto por ARPS, que apuesta por crear una unidad de convivencia similar a una comunidad de vecinos, emplazada en el casco urbano (números 12 y 14 de la calle Doctor Fleming esquina con la calle Pintor Sorolla), con acceso a los servicios comunitarios y plenamente integrada en el barrio. Todo ello con la finalidad de contribuir a normalizar la vida de los usuarios.

El nuevo edificio contará con 12 habitaciones; dos zonas polivalentes; lavandería, cocina, comedor, distribuidor, recepción, dos zonas de almacén y un espacio destinado a botiquín. En total, contará con una superficie útil de 388,66 metros cuadrados.

La Asociación Riojana Pro-Personas con Discapacidad Intelectual (ARPS) se constituyó el 31 de enero de 1964 como respuesta a la inquietud de un grupo de padres y madres, que vieron necesarios la ayuda mutua y el compromiso de todos en el apoyo a las personas con discapacidad intelectual y a sus familias. Según los datos más recientes, 308 personas con discapacidad intelectual reciben apoyos en los centros y servicios de ARPS, que cuenta con 570 socios activos y 138 trabajadores.

En 2007 el Ejecutivo riojano concedió a ARPS la Medalla de La Rioja por entender que con su trabajo "logran mejorar la calidad de vida diaria de las personas con discapacidad intelectual y parálisis cerebral y apoyar a sus familias". Con esta importante labor contribuyen a la igualdad de oportunidades y la integración social de las personas que padecen deficiencias. Además, cabe destacar la atención integral que prestan a las personas con deficiencia psíquica y parálisis cerebral en las residencias, centros de día y centros especiales de empleo, incidiendo en la educación y promoción laboral como camino hacia la plena integración de estas personas.

Asimismo, ARPS desempeña una gran tarea de concienciación ciudadana y defensa de los derechos de las personas con discapacidad intelectual, además de colaborar con las administraciones públicas para crear servicios que permiten prestar un apoyo individualizado a las personas que padecen esta deficiencia.

APRS creó el primer centro educativo en 1965 y la primera residencia de semana y centro laboral, en 1975. En 1980 implantó una delegación en Calahorra, creó el primer Centro Especial de Empleo de La Rioja y fue pionera en la creación, en 1990, de una residencia permanente. También ha creado programas de garantía social y de vivienda protegida especializada.

La Asociación, declarada de Utilidad Pública por el Consejo de Ministros en 1970, ha recibido el premio Bienestar Social de la Comunidad de La Rioja en 1996 y el reconocimiento a la labor realizada en pro de las personas con discapacidad intelectual del Ayuntamiento de Logroño en 2001.

Otros asuntos de Consejo de Gobierno