6 de octubre de 2014

Proyecto europeo Fruitgrading

Facilitar a los productores una solución novedosa y de bajo coste de clasificación de diferentes tipos de frutas (peras, melocotones, nectarinas, manzanas y kivis) según su grado de calidad es el objetivo del proyecto de innovación ‘Fruitgrading’ en el que se implicaron hace dos años la DOP ‘Peras de Rincón de Soto’ y la SAT ‘Frutas y Verduras Valle de Rincón’ con el fin de adaptarse mejor a las demandas del consumidor europeo. El proyecto cuenta con una financiación europea de 1,5 millones de euros.

El consorcio impulsor de la investigación financiada a través del 7º Programa Marco de la Unión Europea, que integra al centro de investigación catalán Aktenea Solutions y a otros 8 socios procedentes de Portugal, Francia, Gran Bretaña, Irlanda, y Polonia, ha celebrado hoy en Rincón de Soto una reunión de trabajo sobre el avance del proyecto que finalizará en diciembre de este año. En el encuentro ha participado la directora de Investigación y Desarrollo Rural, María Martín, junto con los presidentes de la DOP ‘Peras de Rincón de Soto’, Eduardo Pérez, y de la SAT ‘Valle de Rincón’, Adolfo Nájera.

María Martín ha felicitado a las asociaciones, centros, y entidades vinculadas al sector frutícola que han unido esfuerzos para avanzar en la consecución de un sistema de clasificación de fruta basado en la evaluación de la calidad interna. "Esta tecnología optimizará la selección de frutas de acuerdo con su calidad y, sobre todo, con sus características internas; de manera que los productores podrán identificar el producto de más alta calidad garantizando al consumidor una fruta ‘premium’ al mejor precio".

Las centrales hortícolas, en general, clasifican la fruta de una forma automática en base a sus características morfológicas y físicas (tamaño, forma y peso), y a su apariencia externa (color, presencia de manchas o defectos visibles en superficie...) para establecer diferentes categorías optimizando el valor total de la producción y ofreciendo distintas calidades. Sin embargo, estos parámetros no reflejan en su totalidad la calidad del producto, que exige otras propiedades organolépticas (sabor y aroma), valor nutritivo, estado de maduración, constitución química o propiedades mecánicas y funcionales.

Esto hace, ha indicado Martín, que "los métodos tradicionales de clasificación de la fruta resulten muy limitados para la clasificación de la fruta acorde a criterios de calidad cercanos a los percibidos por los consumidores europeos".

Impacto sobre el precioPor otro lado, las diferencias entre los criterios de clasificación usados en la industria, basados en indicadores de calidad externa, y los criterios de calidad percibidos por los consumidores, tiene un impacto en el precio de la fruta. De acuerdo con un estudio facilitado por la DOP ‘Peras de Rincón de Soto’, las cooperativas y agrupaciones pyme han confirmado que el precio normal de la fruta 'clase extra' podría incrementarse entre un 20 y un 40% si los productores de fruta asegurasen que supera unos criterios mínimos de calidad interna.

El proyecto ‘Fruitgrading’, que arrancó en enero de 2012, apostó por el desarrollo de una nueva tecnología para la clasificación de la fruta basado en sensores no destructivos ni invasivos (sin contacto), facilitando a las centrales la diferenciación de sus productos de acuerdo con los niveles de calidad que se persiguen.

En concreto, durante este periodo se ha investigado sobre dos nuevos sistemas basados en la tecnología Led y en la inducción magnética para conocer el estado de madurez interno de la fruta. De este modo, se podría ofrecer al consumidor una nueva línea de calidad superior con el producto que está en su mejor punto para consumir, o que tiene mayor contenido en azúcar o acidez, dependiendo de lo más apropiado para cada fruta. Precisamente, en estos momentos, el prototipo se está probando en las instalaciones de la SAT ‘Frutas y Verduras Valle de Rincón’, ubicadas en la localidad riojana de Rincón de Soto

Junto a la DOP y a la SAT ‘Valle de Rincón’, integran el consorcio europeo la Universidad de Manchester, el Instituto francés de Investigación Agrícola; la Asociación de Jóvenes Agricultores de Portugal, la asociación polaca Towarzystwo Rozwoju Sadow Karlowych, la empresa polaca Sadecka Grupa Producentow Owocow i Warzyw Owoc Lacki sp Zoo; la empresa francesa Caustier SAS STC, la inglesa Mettler-Toledo Safeline Limited, y el centro Ateknea Solutions Catalonia de Barcelona.