29 de enero de 2016

El Consejo de Gobierno ha renovado hoy las ayudas al alquiler dirigidas a las familias que han perdido su hogar y precisan de apoyo económico para hacer frente con mayores garantías al pago de la renta de su nueva vivienda.

Esta línea de ayudas, que se recoge en el programa de arrendamientos especiales que gestiona el Instituto de la Vivienda en La Rioja (IRVI), se dirige a las familias que se encuentran en una situación de extrema vulnerabilidad y carecen de recursos económicos suficientes.

En concreto, los beneficiarios de estas ayudas son familias afectadas por un desahucio con ingresos anuales inferiores a 18.637 euros. El objetivo es que dediquen al pago del alquiler un máximo del 25% de sus ingresos o un 20% en el caso de familias numerosas o que tengan a su cargo personas dependientes o discapacitadas. El IRVI se encargará de encontrar una vivienda para estas familias, que se ajuste a sus necesidades y a su situación económica. Su precio no podrá superar los 380 euros al mes.

Para estas ayudas, que se concederán por el plazo de un año, el IRVI dispone de un presupuesto de 108.000 euros. En 2015 se concedieron ayudas a 15 familias necesitadas por un importe de 30.550 euros.

El programa de arrendamientos especiales se incluye dentro de la política social de vivienda del Gobierno de La Rioja para ayudar a familias que se encuentran en una situación extrema tras perder su hogar como consecuencia de una ejecución hipotecaria o una dación en pago. Se trata de una de las herramientas con las que trabaja el IRVI dentro del servicio de mediación para evitar desahucios, que incluye también el asesoramiento, la negociación con entidades financieras y la puesta a disposición de los afectados de alquileres sociales.

Asuntos aprobados en Consejo de Gobierno