3 de agosto de 2015

Finca de La Grajera donde se cultivan las variedades de olivo más representativas de La Rioja.

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente está trabajando en la ampliación del banco de variedades autóctonas de olivo de La Rioja, ubicado en la finca de La Grajera (Logroño), que ya cuenta con 64 muestras diferentes. Por este motivo ha comenzado una campaña con el objetivo de conservar la diversidad del material genético de olivo de La Rioja para su posterior estudio y selección.

La conservación de variedades autóctonas es fundamental para obtener mejores plantas de las que se beneficiará el sector oleícola de la región, ya que contribuye a mejorar las producciones y que sean de mayor calidad.

Por una parte, se pretende ampliar la colección de olivos de La Rioja cuya variedad sea desconocida o minoritaria y presente alguna característica destacable (productividad, calidad del aceite, resistencia a enfermedades, etc). Al mismo tiempo, se buscarán ejemplares antiguos de Redondilla/Redondal y Royuela/Arróniz procedentes de diversos puntos geográficos con el fin de realizar una futura selección genética.

Por este motivo, cualquier olivicultor que disponga de árboles con las características descritas puede ponerse en contacto con la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente a través del teléfono 941291100 (ext 33366) o en el correo electrónico jgrubio@larioja.org.

Durante los meses de septiembre y octubre se tomarán referencias geográficas de los árboles de interés agronómico. A continuación, se recogerán brotes terminales para su multiplicación mediante estaquillado en vivero y posterior plantación en la finca de La Grajera.