20 de noviembre de 2013

e colaboración en materia de investigación y desarrollo oleícola....

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Íñigo Nagore, y el presidente del Consejo Regulador de la DOP Aceite de La Rioja, Miguel Ángel Martínez de Quel, han avanzado hoy la puesta en marcha de actuaciones y proyectos de investigación, desarrollo e innovación oleícola con el objetivo compartido de conseguir aceites de oliva virgen extra amparados bajo la DOP de una calidad sensorial alta y homogénea a lo largo de los años, con independencia del resultado de la cosecha, que permitan contrastar la calidad y diferenciar este producto riojano.

Esta colaboración, que se materializa a través del convenio que han suscrito ambas entidades, "va a ser muy beneficiosa para todo el sector oleícola riojano porque los estudios aportarán información muy valiosa para los profesionales, que han visto la necesidad de orientar la producción hacia aceites diferenciados en un mercado cada vez más exigente y competitivo", ha asegurado Íñigo Nagore, para quien esta colaboración supondrá un "redescubrimiento" del Aceite de La Rioja.

La olivicultura riojana se encuentra en plena expansión. Si en el año 2000 existían 2.945 hectáreas de olivo, en 2012 la superficie registrada alcanzó las 5.597 hectáreas. A pesar de la evolución positiva de este cultivo de larga tradición, que le ha llevado a ser uno de los cinco sectores alimentarios riojanos más importantes, "no existen datos contrastados sobre el comportamiento del olivo en la zona, las variedades más cultivadas, o su adaptación a la mecanización", ha explicado el consejero.

Por este motivo, según han destacado Nagore y Martínez de Quel, es el momento de realizar actuaciones de I+D+i en materia de variedades minoritarias autorizadas en la DOP, de evaluación de prácticas culturales que mejoren la rentabilidad del cultivo y la calidad del aceite, y potenciar la experimentación. Al mismo tiempo, se busca reforzar las actividades de formación y la transferencia de conocimiento al propio sector.

Las variedades locales más extendidas son la ‘redondilla de Logroño’, ‘royuela’ y ‘machona’, aunque en los últimos años se están realizando plantaciones de la variedad foránea ‘arbequina’, al igual que en el resto de España, dada su rentabilidad.

El Gobierno de La Rioja dispone de un campo de ensayos con todas las variedades que se cultivan en La Rioja; un banco de germoplasma-plantación de variedades recogidas por toda la región; una almazara institucional; y una sala de catas. La DOP, por su parte, cuenta con una red de parcelas de diferentes productores que colaborarán en las investigaciones.

Proyectos sobre comportamiento de variedades minoritarias

Para diferenciar, conocer y obtener aceites de calidad sensorial homogénea es necesario investigar dos aspectos fundamentales como son el comportamiento agronómico, a partir del análisis de diferentes variables, y la evolución sensorial de los aceites obtenidos a partir de las variedades estudiadas para conocer el momento y forma óptimos de recolección.

Como punto de partida, se estudiarán las variedades minoritarias ‘redondilla’, ‘royuela’ y ‘machona’ (con testigos ‘arbequina’ y ‘empeltre’), y su comportamiento en dos ámbitos diferenciados: el campo de ensayos de la Finca La Grajera y la red de fincas inscritas en la DOP Aceite de La Rioja. Los técnicos de Agricultura llevarán a cabo los trabajos en la plantación institucional y los del Consejo Regulador desarrollarán la investigación en los terrenos de la Denominación.

Los trabajos se han iniciado con el marcado de los árboles en las fincas seleccionadas y con la caracterización genética de las variedades, y el envío de la muestra de las variedades al Banco de Germoplasma de la Universidad de Córdoba para conocer cuáles son realmente las variedades autóctonas de La Rioja.

Para el estudio del comportamiento de las variedades en campo se realizará el seguimiento fenológico, análisis foliar, seguimiento de maduración, caracterización productiva y control fitosanitario; mientras que para el estudio de los aceites obtenidos de las variedades estudiadas se evaluarán los parámetros fisicoquímicos y organolépticos.

En este sentido, los parámetros fisicoquímicos se analizarán en laboratorio y para el análisis de parámetros organolépticos se constituirá un panel de cata interno formado por los técnicos de la Consejería de Agricultura y del Consejo Regulador.

Por otro lado, desde la Sección de Experimentación Agraria de la Consejería ya se han iniciado los trámites para el registro de variedades autóctonas riojanas en la Oficina Española de Variedades Vegetales, algo que es obligatorio para la comercialización de plantas en el vivero. También desde la Sección de Protección de Cultivos se ha establecido una red de trampas de conteo de plagas por toda la región para valorar cual es el momento idóneo para aplicar los tratamientos en el olivo.

Además, en el marco del Programa de Desarrollo Rural (PDR), se han destinarán 26.300 euros para subvencionar 23 actividades formativas de la DOP ‘Aceite de La Rioja’ con las que se pretende llegar a 340 alumnos.