21 de noviembre de 2012

ón de Cooperativas Agrarias de La Rioja....

La Comunidad Autónoma de La Rioja ha consolidado durante los últimos tres años una red de 19 de parcelas con ensayos agrarios de 11 cultivos. Estos campos de ensayo, dirigidos desde la sección de Experimentación del Servicio de Investigación y Desarrollo Tecnológico Agroalimentario (CIDA), se han convertido en una herramienta necesaria para agricultores, técnicos e investigadores al favorecer la transferencia de técnicas agroalimentarias y la puesta en marcha de nuevos cultivos.

Así lo ha destacado hoy la directora general de Investigación y Desarrollo Rural, María Martín, que ha presidido la reunión de la Comisión de Experimentación Agraria compuesta por la propia Consejería, las Organizaciones Profesionales agrarias (OPA) y la Federación de Cooperativas Agrarias de La Rioja (FECOAR).

Durante el encuentro, se ha presentado un informe detallado sobre la situación de la red de campos existente y cual ha sido la ejecución de la línea de ayudas contemplada en el Proograma de Desarrollo Rural. En este sentido, el Gobierno regional ha destinado en los últimos tres años un total de 234.046 euros para impulsar estos ensayos de experimentación agraria. Para el próximo 2013 se ha reservado una nueva partida de 100.000 euros.

La Comisión de Experimentación Agraria de La Rioja nació en el año 2009 para implicar al sector y complementar los trabajos de investigación que se realizan en las fincas institucionales. La colaboración de los agricultores riojanos permite emplazar los ensayos en sus explotaciones consiguiéndose de esta manera un efecto dinamizador y una implantación más rápida de las técnicas ó acciones demostrativas.Por otro lado, la comisión es el foro adecuado para recoger las opiniones y necesidades del propio sector, de cara a la puesta en marcha de nuevos trabajos, cultivos o técnicas de producción dirigidas a incrementar la competitividad y rentabilidad de las explotaciones.

Red de campos experimentales

La Rioja cuenta en estos momentos con 19 parcelas que conforman la red de campos de ensayo y se distribuyen en 16 localidades.

En concreto, se han recogido las primeras muestras de almendra del ensayo que se puso en marcha para evaluar 20 variedades e introducir el riego por goteo y la recolección mecánica en 9 campos demostrativos ubicados en Quel y Cervera del Río Alhama, además de Grávalos, Cornago, Arnedo y Murillo de Río Leza. También en la finca institucional de de La Grajera.

Por otro lado, se mantiene el estudio con nuevas variedades de nogal y la introducción de nuevas técnicas de cultivo, en especial, el riego por goteo y la recolección mecánica, en una explotación de Pedroso. En Anguiano se trabaja en la selección y obtención de semillas de calidad del caparrón para su posterior siembra.

La investigación del peral se mantiene en Aldeanueva de Ebro, donde se están comprobando los calibres de la fruta y la producción en función de la poda, el sistema de formación y las diferentes modalidades de plantación; evaluando la eficacia de distintas estrategias y estudiando del control de la plaga psila que afecta a este cultivo.

En Calahorra se inició en septiembre un ensayo de portainjertos de cerezo y nuevos sistemas de poda. Y también en otra explotación calagurritana se está analizando la adaptación de nuevas variedades de olivo en La Rioja, al tiempo que se pretende avanzar en la mecanización de las explotaciones

La experimentación con el viñedo continúa en una finca en Alfaro, con objeto de conocer el comportamiento de la variedad verdejo en función de seis modalidades diferentes de poda, y en Canillas del Río Tuerto, donde se trabaja en la conservación y protección de la variedad malvasía de Rioja.

Mientras que en San Román de Cameros se está llevando a cabo un trabajo de experimentación con plantas medicinales para formar y capacitar a nuevos cultivadores en la zona; en Baños de Rioja se localiza otro ensayo para introducir el cultivo de los arándanos y otros frutos del bosque, como complemento a los tradicionales.

Aminorar la dependencia del monocultivo de cereal en parcelas con pendiente superior al 8%, no apta para otros cultivos en el sistema tradicional, es el objetivo que se ha propuesto el ensayo de girasol con arado en franjas que se ubica en una parcela de Grañón.