28 de enero de 2016

Reuniones presidente Mérida

Los presidentes del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, y de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, han acordado hoy aunar esfuerzos en defensa de los trabajadores de la planta riojana de Altadis y del sector tabaquero extremeño. Ceniceros y Fernández Vara han coincidido en que el objetivo primordial para ambas comunidades autónomas es mantener los puestos de trabajo en la fábrica situada en Agoncillo y en el campo extremeño.

El presidente riojano ha agradecido "la cordialidad, la disposición y el apoyo" del presidente extremeño en un encuentro en el que se ha incidido en la importancia de trasladar estas reivindicaciones ante el Gobierno de España y las instituciones europeas. "El cierre de la planta de Altadis en La Rioja, la única dedicada a la fabricación de cigarrillos en la Península, "es un problema que va más allá de las fronteras de La Rioja y Extremadura, ya que afecta a toda España", ha resaltado Ceniceros.

El presidente de La Rioja ha presentado el plan de actuación del Ejecutivo riojano, que contempla diferentes medidas para lograr que Imperial Tobacco reconsidere su decisión. En este sentido, ha aludido a la reunión que mantuvo con el ministro de Industria, quien ha puesto a disposición de la compañía diferentes ayudas para evitar su cierre, o los encuentros de la consejera de Presidencia con eurodiputados españoles de todos los grupos políticos para estudiar diferentes iniciativas en apoyo a los trabajadores afectados. Por su parte, el presidente extremeño se reunió ayer con la ministra de Agricultura con el fin de abordar las consecuencias para los cultivadores de tabaco extremeños.

Además los diputados regionales de La Rioja han firmado una declaración en favor del mantenimiento de la planta de Altadis y los puestos de trabajo y se espera que los extremeños hagan lo propio tras el encuentro que se ha mantenido hoy en la Asamblea de Extremadura. "Consideramos imprescindible implicar a todas las formaciones políticas con representación en los parlamentos regionales y en las Cortes Generales en la defensa de nuestros intereses", ha apuntado Ceniceros, quien ha agradecido la presencia en la primera reunión de la mañana del expresidente de la Junta y presidente del Grupo del Partido Popular en la Asamblea de Extremadura, José Antonio Monago.

"Hay una sensibilidad que se ha despertado en la sociedad riojana y extremeña y los Ejecutivos de La Rioja y Extremadura tenemos que caminar de la mano en este crucial asunto, prestar todo nuestro apoyo y estar cerca de los trabajadores, a los cultivadores de tabaco y a sus familias, pues consideramos que es la única manera de alcanzar nuestro objetivo", ha indicado el presidente riojano.

Por último, José Ignacio Ceniceros ha incidido en la importancia de Altadis en la economía y el empleo en La Rioja y ha recordado el estrecho vínculo que le une a la sociedad de Logroño y La Rioja. "Es una historia de 126 años. Tabacalera se instaló en Logroño en 1890 cuando Logroño tenía una población de 10.000 habitantes y contribuyó de manera decisiva al crecimiento de la industria y a la incorporación de la mujer al mercado laboral". "El golpe ha sido aún más duro por las formas de Imperial Tobacco", a la que ha achacado "su falta de transparencia" y "la deslealtad con sus trabajadores".

En el encuentro celebrado en la Junta de Extremadura han participado también la consejera de Desarrollo Económico e Innovación, Leonor González Menorca, y la consejera extremeña de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio, Begoña García Bernal. A continuación, la delegación riojana se ha reunido con los portavoces de los grupos parlamentarios extremeños y, más tarde, con los representantes del sector tabaquero en Extremadura.