10 de febrero de 2016

El presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, ha agradecido hoy a Cruz Roja el "excelente trabajo" que realiza en el centro de acogida de refugiados y ha destacado que su experiencia "supone una garantía de buena atención a estas personas que se han visto forzadas a abandonar su país". Asimismo, ha afirmado que La Rioja está preparada para asumir la presencia de refugiados y "desea contribuir a esa gran red de solidaridad que los países europeos debemos articular para hacer frente a uno de los retos humanitarios más importantes que tenemos actualmente".

El presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, ha realizado estas declaraciones durante la visita realizada al centro de acogida de refugiados de Cruz Roja junto a la responsable de ACNUR en España, Francesca Friz-Prguda; el consejero de Políticas Sociales, Conrado Escobar; el presidente autonómico de Cruz Roja, Fernando Reinares, y la coordinadora del centro acogida de Cruz Roja, Isabel Manzanos. En esta visita, la responsable de ACNUR en España ha podido comprobar cómo se está desarrollando en La Rioja el protocolo internacional de acogida a refugiados sirios, puesto en marcha por el Gobierno regional en colaboración con Cruz Roja y en coordinación con el Gobierno de España.

En este sentido, Ceniceros ha recordado que el Gobierno de La Rioja constituyó en septiembre la mesa de coordinación regional para la acogida de refugiados sirios, integrada por responsables de las administraciones central, autonómica y local y de entidades y organizaciones no gubernamentales que trabajan en el ámbito de la integración social. Esta mesa está encargada de canalizar los recursos que, tanto las administraciones como otros organismos o ciudadanos a título particular, pueden poner a disposición de los refugiados.

"Nuestro objetivo es lograr que los refugiados que llegan a La Rioja se integren en la sociedad y puedan desarrollar su proyecto de vida y, para ello, mantenemos una coordinación permanente que nos permite poner a su disposición las herramientas necesarias para fomentar su independencia y favorecer su autonomía", ha afirmado.

Por último, José Ignacio Ceniceros ha considerado que "ahora, lo importante es que estas personas vayan progresando con el idioma, con la formación, con la adquisición de hábitos" y ha indicado que las personas acogidas con las que ha tenido oportunidad de conversar durante la visita han mostrado su disposición a integrarse en la sociedad riojana y han expresado su satisfacción con la atención que reciben.

Por su parte, Francesca Friz-Prguda ha avanzado que "nuestra expectativa es llevar a cabo un proyecto piloto de integración para ver lo que necesitan exactamente los refugiados para rehacer su vida aquí lo más rápido posible y ser miembros activos de la sociedad riojana, más allá de lo obvio, como es la vivienda y el trabajo". Algo que será posible "con la ayuda y la voluntad política de las autoridades y de otros actores tan importantes como ONG, Cruz Roja y voluntarios".

Sobre este proyecto, Friz-Prgruda ha precisado que "sería comprensivo", por lo que La Rioja "será la primera comunidad" en dar cabida a un proyecto integral de estas características, ya que, según ha precisado, "en otros lugares se están desarrollando proyectos temáticos relacionados con aspectos como becas escolares o la inserción laboral". Por ello, la responsable de ACNUR en España ha asegurado que "nos interesa mucho el proyecto de La Rioja, puesto que puede ser muy interesante para el futuro".

El centro de acogida de refugiados presenta, en estos momentos, un índice de ocupación del 100% de sus 25 plazas y aloja a personas procedentes de Somalia, Iraq, Ucrania, Eritrea, Georgia, Gambia, Siria, Marruecos e India y todas ellas solicitantes y beneficiarias de Protección Internacional.

Entre estas 25 personas se encuentran las cuatro jóvenes eritreas que llegaron a Logroño a principios de noviembre y que se están adaptando de forma muy favorable a su vida en La Rioja, colaboran en todas las actividades y tareas del centro, donde acuden diariamente a las clases. Las jóvenes asisten también a clases externas y una de ellas ha comenzado un curso de peluquería en una academia. A mediados de febrero, las cuatro comenzarán un curso de cocina.Por su parte, los seis refugiados sirios que llegaron a Logroño en diciembre, procedentes de los centros de estancia temporal de Melilla y pertenecientes a dos familias diferentes, han abandonado este recurso de acogida de forma voluntaria.

Programa de acogida

El programa de acogida se desarrolla en diferentes fases: fase previa de evaluación y derivación, fase de acogida en un centro o dispositivo de acogida, fase de integración y fase de autonomía.

Las 26 personas alojadas actualmente en el centro de Cruz Roja están en la fase de acogida, en la que se pretende cubrir sus necesidades básicas y ayudarles a adquirir las habilidades necesarias para que, a su salida del centro, puedan vivir de forma independiente. Los dispositivos de acogida ofrecen además de alojamiento y manutención, servicios de atención social, orientación para la salud y atención psicológica, formación, orientación y apoyo al empleo y actividades ocupacionales. Para atender a las personas acogidas, Cruz Roja ha reforzado su personal con un trabajador social, un abogado, una educadora social y un técnico de empleo.

Por su parte, el Gobierno de La Rioja realizó un completo inventario de infraestructuras y recursos asistenciales disponibles para afrontar la llegada de refugiados sirios; inventario que se presentó en la mesa de coordinación regional para la acogida de refugiados y se trasladó al Gobierno central. En concreto, La Rioja dispone de alojamientos ofrecidos por el Obispado, Cáritas Diocesana, el Monasterio de Vico, Hermanos Maristas, la Residencia María Inmaculada, los ayuntamientos de Logroño, Arnedo, El Villar de Arnedo y Cenicero, el IRJ y ciudadanos particulares.

Además, distintas entidades y asociaciones han ofrecido otro tipo de recursos que resultan imprescindibles para facilitar a los refugiados su vida en La Rioja y favorecer su integración social. Entre estas ofertas figuran las realizadas por la UNED (profesorado para aprendizaje de castellano), Cáritas (voluntariado educativo), AMIN (servicio de interpretación), Federación de Voluntariado (formación de voluntarios), Cocina Económica (servicio de taper) y Hermanos Maristas (voluntariado especializado en actividades lúdicas y educativas para niños).