3 de abril de 2012

Bodega Institucional de La Grajera

El proyecto arquitectónico de la Bodega Institucional de La Grajera en Logroño ha logrado el primer premio del certamen internacional MosBuild Architecture and Design Awards (MADA) en la categoría de sostenibilidad, ya que una de las principales características de la instalación del Gobierno de La Rioja es su integración en un entorno natural privilegiado y su pionera apuesta por la eficiencia energética con el uso de la geotermia.

La obra diseñada por el estudio Virai Arquitectos ha sido galardonada por la búsqueda del equilibrio entre el carácter representativo de un edificio de carácter institucional y el deseo de fundirse con el paisaje que conforman viñedos, olivares y zonas naturales.

El edificio de la bodega destinado a la zona de elaboración y crianza ha quedado semienterrado, aprovechando la pendiente del terreno para favorecer aspectos del proceso productivo como pueden ser la temperatura constante, el uso de la gravedad o la ventilación natural. El uso de un gran zócalo de piedra en sus fachadas laterales y la techumbre en desnivel con cubierta vegetal favorecen su integración en el entorno.

A ras de suelo, serpenteando sobre un corredor con vistas al pantano de La Grajera y a los viñedos de la finca, se ubica la zona de servicios, con amplios ventanales para aprovechar la luz natural y dotada de diferentes espacios polivalentes. Allí se encuentra el salón de actos y un gran espacio de múltiples usos, con acceso directo a la bodega.

El objetivo de este certamen internacional que convoca la feria de construcción más importante de Rusia es descubrir y potenciar jóvenes talentos de la arquitectura. Juan Manuel Herranz, de Virai Arquitectos, recogerá el premio la próxima semana en Moscú. El jurado del MADA está formado por arquitectos de prestigio como la belga Christine Coix, el francés Umberto Napolitano o el ruso Sergey Tchoban.

Modelo de eficiencia e innovación

La Bodega Institucional de La Grajera está dotada de un sistema integral de aprovechamiento geotérmico para la climatización de las instalaciones y en diferentes aspectos del proceso de elaboración del vino, como es el control de temperaturas durante las fermentaciones alcohólica y maloláctica y también en la crianza del vino.

El ahorro energético, el bajo coste de mantenimiento, la seguridad o el menor impacto ambiental, además de la reducción de emisiones de CO2 y la no dependencia de combustibles fósiles son algunas de las ventajas que aporta este sistema energético. Es, por tanto, un modelo de eficiencia e innovación que posibilitará a las bodegas de la DOCa Rioja verificar los beneficios del empleo de este tipo de energía.