21 de febrero de 2013

La alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, y el consejero de Obras Públicas, Política Local y Territorial, Antonino Burgos, han presentado hoy un servicio de mediación integral ante entidades financieras para atender a las familias afectadas por procesos de ejecución hipotecaria y evitar desahucios.Esta iniciativa, que se incluye en el acuerdo entre el Ayuntamiento de Logroño y el Gobierno de La Rioja en materia de vivienda, tiene como principal objetivo evitar la pérdida de la vivienda y mantener a las familias en sus hogares. "Se intentará", ha concretado la alcaldesa, "no llegar al desahucio, mediante la renegociación de la deuda, la dación en pago, el alquiler u otras fórmulas que puedan aplicarse".

Este servicio de mediación será gestionado por el Instituto de la Vivienda de La Rioja (IRVI), cuyos profesionales especializados en el ámbito jurídico y de la mediación asesorarán e incluso acompañarán a estos afectados en la negociación de sus hipotecas. Tal como ha explicado el consejero, "dentro del servicio de atención a estas familias que llevamos cerca de un año prestando y de nuestras conversaciones con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, detectamos que había un problema que no teníamos cubierto: la fase previa al desahucio, en la que todavía se puede mantener a estas familias en sus hogares".

Hasta el momento estas personas realizaban ellos solos los trámites con las entidades financieras o con el apoyo de la Plataforma. "A partir de ahora podrán reforzar su posición de negociación con personal de la administración", ha señalado Burgos. "La pretensión es", ha continuado, "que el denominado ‘Programa prioritario de mediación integral en materia de ejecuciones hipotecarias de vivienda habitual’ sitúe en un plano real de igualdad al deudor hipotecario, a menudo la parte más débil, y a las entidades financieras".

Pioneros en apoyar a estas familias

La alcaldesa y el consejero de Obras Públicas han presentado el contenido de este nuevo programa a la portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de La Rioja, Irene Martínez, y al presidente de la Federación Riojana de Municipios, Roberto Varona. Tanto Gamarra como Burgos han coincidido en que la actuación coordinada de las administraciones local y regional tiene como objetivo obtener el mayor rendimiento posible a las medidas articuladas por el Gobierno de España para ofrecer una respuesta a este "gran drama que padece nuestra sociedad".

El programa ofrece un servicio integral y gratuito de mediación individual y personalizada en todas las gestiones que sean necesarias ante las entidades financieras. El fin perseguido es que los afectados por una ejecución hipotecaria de su vivienda habitual logren la aplicación del Código de Buenas Prácticas, manteniendo la propiedad de su vivienda como objetivo prioritario (negociando una reestructuración de la deuda, una quita de cantidades o la dación en pago) o logrando el cambio de uso de esa vivienda a un régimen de alquiler.

Se trata de un servicio más en un ámbito en que el Gobierno de La Rioja y el Ayuntamiento de Logroño se han mostrado pioneros, preocupados por paliar uno de los graves problemas que la crisis económica ha planteado en nuestro país. Así, se une a otras medidas adoptadas durante el año pasado, como el servicio de información, las ayudas económicas al alquiler -que pueden alcanzar hasta el 80% de la renta durante dos años- o la puesta a disposición de estas familias de una bolsa de viviendas para facilitar el alquiler.