La mosca del olivo (Bactrocera oleae) es la plaga más importante en el cultivo del olivo, ya que ataca a los frutos desde que comienza el endurecimiento del hueso hasta su madurez. El daño lo provocan las larvas que, al eclosionar dentro de la oliva, crean galerías que dañan el fruto. La oliva puede acabar cayendo, con la consecuente disminución de producción. Además, sobre el tejido roto pueden instalarse hongos y otros microorganismos que provocan una pérdida de calidad del fruto, haciendo que el aceite obtenido pueda incluso descender de categoría a la hora de su calificación.

Para llevar a cabo una estrategia de lucha adecuada, es conveniente realizar un seguimiento de su ciclo biológico, para lo cual se han colocado trampas cromotrópicas con atrayente específico situadas en diversas zonas olivareras de La Rioja, tal y como se muestran en el mapa. Las trampas son visitadas semanalmente por los técnicos de la Sección de Protección de Cultivos para realizar un conteo de los individuos capturados y comprobar el estado fenológico de los olivos. Los datos obtenidos se muestran a continuación recogidos en una tabla, y representados en formato gráfico. Además, se pone a disposición un archivo de extensión .csv, que permite el tratamiento de los datos mediante software específico, como hojas de cálculo.

Para más información acerca de la plaga, puede consultar las Guías de Gestión Integrada de PlagasEste enlace se abrirá en una ventana nueva, publicadas por el MAPA, así como los Boletines de Avisos Fitosanitarios que la Sección de Protección de Cultivos emite periódicamente.



Mapa trampas Olivo OKImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto


LA RIOJA
Curvas de vuelo
Datos en csv
Fenología