El 1 de enero de 2023 comenzará a aplicarse la nueva reforma de la PAC para los próximos cinco años. Esta reforma implica importantes cambios para el sector agrario en la gestión de sus explotaciones, pues deberá llevar a cabo prácticas agrarias con una mayor exigencia medioambiental para mantener el actual nivel de ayudas. Por un lado, debe cumplirse obligatoriamente una condicionalidad más exigente que en el periodo anterior, la llamada condicionalidad reforzada, y por otra parte, se introducen un conjunto de prácticas, los eco-regímenes, que tienen carácter voluntario.

Las ayudas se continuarán solicitando, anualmente, en la Solicitud Única de ayudas PAC y mantienen los grandes grupos de ayudas: desacopladas, asociadas y agroambientales, aunque en cada grupo se introducen algunos cambios. Se reduce, asimismo, el número de regiones PAC, que en el nuevo periodo serán 20 a nivel nacional y 7 en La Rioja, lo que facilitará la transferencia de derechos entre titulares, y se ha establecido un pago redistributivo por explotación con diferente nivel de ayuda según la región y número de hectáreas, primando a las explotaciones de tamaño medio.

Las cifras globales de las ayudas directas serán similares a las del periodo anterior, por lo que los perceptores pueden mantener un nivel de ayudas parecido al que cobraba hasta ahora, pero para ello deben realizar alguna de las prácticas voluntarias contenidas en los eco-regímenes. Se trata de nueve tipos de prácticas, integradas en cuatro grupos, diseñadas para que puedan realizarse en cualquier modelo de explotación.

Con el objetivo de trasladar al sector las principales novedades de la reforma se han realizado jornadas informativas en Logroño, Santo Domingo y Alfaro.




Consulta también:




Sección de Ayudas Directas de la PAC