La monitorización es un procedimiento de observación periódica y sistemática de la tierra, basado fundamentalmente en la utilización de las imágenes de los satélites Sentinel del Programa Copernicus.

En el ámbito de las ayudas de la PAC, estas imágenes, junto con la utilización de nuevas tecnologías como las fotos georreferenciadas, hacen posible la comprobación de las condiciones de admisibilidad de las explotaciones. La monitorización supone, por tanto, un cambio del concepto de control sobre el terreno actual del 5% de los expedientes, al monitorizarse la superficie declarada para las ayudas de la PAC de todos los agricultores con un enfoque claramente preventivo, lo cual incluirá la mejora de los procesos de comunicación con los mismos.

En 2021, se realizarán controles por monitorización a todas las solicitudes que se presenten, en todas las ayudas directas por superficie, en las ayudas de indemnización compensatoria en zonas de montaña y en la ayuda al mantenimiento de la ganadería extensiva.

Se estable un plazo del 31 de agosto para que se pueda corregir la solicitud, sin penalización, o presentar pruebas que demuestren que la parcela ha sido declarada de forma correcta (fotos geo-referenciadas), de aquellos recintos que se comunicarán al interesado porque el control determine que son dudosas o rechazadas.