La grafolita o polilla oriental, Grafolita molesta, es una de las plagas más importantes en frutales como melocotón, nectarina y albaricoque. Los daños los causa las larvas en brotes terminales y en fruto. En brotes terminales no tienen una gran importancia económica salvo en plantaciones en formación y en viveros. Los daños se generan al penetrar la larva en los brotes, provocando su posterior secado, y, aunque no son importantes, sirven para estar atentos a daños posteriores sobre los frutos. En fruto pueden observarse daños poco aparentes en la zona peduncular y lesiones más grandes en cualquier otra parte del fruto, que generalmente van asociados con exudaciones de goma. Se suceden varias generaciones al año en función de la climatología.

El conocimiento de las curvas de vuelo utilizando trampas con feromonas, unido a la observación de los brotes terminales, nos permite posicionar adecuadamente los tratamientos.

Trampas Grafolita 2021_webImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto

CAMPAÑA 2021