30 de junio de 2017

refugiados acnurImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl consejero de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Justicia, Conrado Escobar, ha participado junto a la delegada en España de Acnur, Francesca Friz-Prguda, en una reunión de la Mesa de Coordinación Regional para la Acogida de Refugiados en la que se ha analizado la atención global que presta la comunidad a este colectivo.

La misión de este instrumento para la organización y seguimiento del protocolo regional de acogida de refugiados tiene la misión de dar una respuesta única y conjunta a los servicios técnicos, a la información y la participación de los riojanos en esta crisis humanitaria.

La Mesa de Coordinación Regional para la Acogida de Refugiados está integrada por responsables de las administraciones central, autonómica y local y de entidades y organizaciones no gubernamentales que trabajan en el ámbito de la integración social.

En la reunión, los responsables de Cruz Roja han puesto de manifiesto los resultados del programa piloto que desarrolla la entidad en colaboración con el Gobierno de La Rioja para la integración social, laboral y cultural de los refugiados que llegan a la comunidad, y en el que también participa la Federación de Empresarios de La Rioja. Así, de las 15 personas que han pasado por el proyecto, 6 se encuentran trabajando con contrato y 4 han realizado las actividades formativas y tienen experiencia laboral en trabajos temporales, mientras que la 5 restantes continúan recibiendo formación y apoyo para lograr su inserción.

Programa de acogida

Actualmente, en La Rioja se trabaja con 90 refugiados en el programa de acogida que gestiona Cruz Roja y se desarrolla en diferentes fases: fase previa de evaluación y derivación, fase de acogida en un centro o dispositivo de acogida y fase de integración.

En concreto, 9 refugiados se encuentran en fase de evaluación y derivación, en la que se realiza una primera evaluación de las necesidades de las personas y se valora su derivación a los dispositivos de acogida temporal.

En la fase de acogida en un centro o piso, además de ofrecer alojamiento y cubrir las necesidades básicas de los refugiados, se trabaja con cada uno de ellos un itinerario social y laboral, buscando su autonomía y plena integración social. En esta fase se encuentran en estos momentos 18 refugiados.

Por último, en la fase de integración y autonomía hay 63 refugiados. Esta fase se inicia cuando las personas finalizan su estancia en los centros/pisos y requieren seguir recibiendo apoyo (económico, orientación social, legal, psicológica. Laboral etc.), aunque también se atiende a personas que, sin haber pasado por un centro de acogida, acuden a este servicio para recibir cualquier orientación y se encuentran en la localidad residiendo con familiares.