En junio de 2016 los ciudadanos del Reino Unido votaron mediante un referéndum la salida de la Unión Europea: Brexit. Al año siguiente, Reino Unido activó el artículo 50 del Tratado de la UEEste enlace se abrirá en una ventana nueva, mediante la notificación oficial al Consejo de la UE, lo que abrió un plazo de dos años para negociar un acuerdo que regulara su retirada y futura relación, con el objeto de lograr una salida ordenada.

Los negociadores la UE y el Reino Unido alcanzaron una Declaración PolíticaEste enlace se abrirá en una ventana nueva y un Acuerdo de RetiradaEste enlace se abrirá en una ventana nueva que fue asumido por el Parlamento y el Consejo Europeo. Establece los términos de salida, asegurando que la retirada se realizará ordenadamente y ofreciendo seguridad jurídica una vez que los Tratados y la legislación de la UE dejen de aplicarse al Reino Unido. Para que entre en vigor debe ser aprobado también por el Parlamento Británico, que sin embargo ha votado en contra en dos ocasiones: 15 de enero y el 12 de marzo de 2019. Desde entonces, el Gobierno británico explora alternativas para evitar una retirada sin acuerdo.

Con ello se abre un posible escenario de salida sin acuerdo, que tendría consecuencias muy negativas para todos. La fecha inicial prevista para su salida era el 29 de marzo de 2019, sin embargo se pactó posteriormente una prórroga, que el Consejo Europeo en reunión extraordinaria de 10 de abril ha aprobado prorrogar nuevamente hasta el 31 de octubre de 2019.

Conclusiones de la reunión extraordinaria de Consejo Europeo (10/04/2019).Este enlace se abrirá en una ventana nueva

Ante una posible salida sin acuerdo (escenario conocido como cliff-edge), tanto la Comisión Europea como los Estados Miembros han estado trabajado en dos tipos de medidas: preparatorias y planes de contingencias. Las medidas preparatorias deberán adoptarse como consecuencia de la retirada del Reino Unido, que pasará a ser un país tercero con o sin acuerdo de retirada. La planificación de contingencias consiste en prever las medidas que serían necesarias para paliar los efectos de una retirada sin un acuerdo del Reino Unido de la Unión y, por tanto, sin un período transitorio.

Cronología del BrexitEste enlace se abrirá en una ventana nueva