firma convenio

Ventrosa, 12 de noviembre de 2009. El Consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, y el Alcalde de Ventrosa, primo de Pablo, han firmado este mediodía el convenio para la rehabilitación del lavadero de Ventrosa de la Sierra, en el que se invertirán 25.786 euros de los que el Gobierno de La Rioja, a través de la Dirección General de Vivienda, financiará 24.000 euros. El lavadero es una construcción rectangular en mampostería y cemento, cubierta de estructura de madera vista que se encontraba deteriorado como consecuencia del paso del tiempo y de la pérdida de su función natural, que era la del lavado de ropa.

Gracias a esta convenio, el lavadero de la calle Fuentevilla (lavadero de arriba) será rehabilitado de manera integral ya que se renovará completamente la estructura de la cubierta con nuevos faldones con aislamiento y se procederá a la reposición de teja nueva y nueva camisa. También se modificará la puerta de acceso ubicándola en la calle del Río y se abrirá una ventana a la calle Fuentevilla. Por otra parte, se reparará la zona inferior y se limpiará y eliminará la pintura existente en el interior del lavadero para dejar la piedra a la vista. Por último, se adecentarán las fachadas.

Rehabilitación del patrimonio

La firma de este convenio se enmarca en la política del Gobierno de La Rioja a la hora de recuperar el patrimonio municipal de los pueblos de La Rioja. Más allá del valor histórico-artístico de la construcción, los lavaderos desempeñaban hasta hace unas décadas una función trascendental en el devenir diario de nuestros pequeños municipios ya que acercaban el agua a los hogares que carecían de ese servicio al tiempo que servía de punto de encuentro para el desarrollo de actividades del hogar; por otro lado, los lavaderos ejercían, frecuentemente, la función de punto de reunión y comunicación entre los propios habitantes. El lavadero tiene la particularidad de disponer de pilas separadas para el lavado de ropa y enseres.

Por todas estas razones, el Gobierno de La Rioja, a través de la Dirección General de Vivienda, financia la rehabilitación de este lavadero con el doble objetivo de poner en valor el patrimonio público de los pequeños municipios y de recuperar una parte de la memoria colectiva de la localidad de Ventrosa.