Calahorra es la segunda ciudad de La Rioja en términos demográficos y económicos y es capital de la Rioja Baja con una población que supera los 22.000 habitantes. La ciudad cuenta con una estación de ferrocarril (en la línea Castejón-Bilbao) y otra de autobuses, distantes entre sí unos 1.300 metros.

La estación de autobuses se encuentra en pleno casco urbano, en la confluencia de las calles Miguel de Cervantes y Doctor Fleming. La funcionalidad de la estación de autobuses es muy modesta, con acceso complicado para los vehículos, mínimas dependencias para los usuarios, reducido número de dársenas y embarque y desembarque de pasajeros a la intemperie.

Sobre la zona de terrenos sobrantes cercanos a la actual estación del ferrocarril en Calahorra, el Ayuntamiento de Calahorra y el Gobierno de La Rioja plantearon al Ministerio de Fomento la posibilidad de construir una Estación Intermodal aprovechando que sirviese para el ferrocarril y el transporte por carretera en el marco de la llegada de la alta velocidad.

La propuesta se basa en la construcción de un edificio principal destinado a estación intermodal, oficinas y locales comerciales, donde se definirían los espacios necesarios para el uso tanto de los pasajeros (sala de espera, expedición de billetes, oficina de información, consigna, facturación, aseos, botiquín, quiosco, cafetería, restaurante, tiendas, etc.) como de los conductores y personal de la estación (oficinas, vestuarios, sala de descanso).

El resto de equipamientos estarían compuestos por los necesarios andenes para el ferrocarril, las dársenas para los autobuses, zona de aparcamiento de vehículos particulares, taxi y zonas verdes y de esparcimiento.

El Gobierno de La Rioja considera, en el marco de la apuesta por la intermodalidad reflejada en el PEIT, que se dan las circunstancias para la integración de los servicios públicos de transporte en la ciudad de Calahorra con el objetivo de constituir un nodo ferrocarril-carretera mediante la construcción de una estación intermodal por las siguientes razones:

  • la existencia de una tupida red de servicios interurbanos por carretera que dotan de accesibilidad a un extenso territorio intra e interregional
  • las evidentes sinergias que se derivan de la ubicación de las dos estaciones en la misma pieza territorial
  • la puesta en valor y el aprovechamiento de los terrenos de Renfe hoy infrautilizados, que permitirían dotar a la estación de autobuses del espacio necesario para la construcción de un aparcamiento, al menos diez dársenas para autobuses
  • la transformación progresiva que experimentan los espacios urbanos próximos a la estación ferroviaria actual, que migran de los usos puramente industriales a los usos mixtos industrial-residencial, con previsible preponderancia de estos últimos en un futuro cercano
  • la propia vocación de crecimiento de la ciudad hacia el norte y el oeste apoya el indudable valor estratégico que representaría una estación intermodal en los terrenos sobrantes del actual complejo Renfe en Calahorra
  • la sintonía absoluta de esta actuación en el marco de los principios que inspiran el PEIT

La aprobación, en agosto de 2009, del Estudio Informativo del tramo Castejón-Logroño de alta velocidad establece, para la Estación de Calahorra, que "en los proyectos constructivos se estudiará la posible remodelación de la estación de Calahorra, así como la ubicación de la nueva estación de alta velocidad en dicha localidad. La solución finalmente adoptada para la estación y, por tanto, la disposición del haz de vías de acceso a la misma, estará estrechamente ligada a la solución técnica óptima para la supresión del paso a nivel en el Polígono de la Azucarera en Calahorra. Para dicho estudio se mantendrán los contactos oportunos con ADIF, así como con el Ayuntamiento de Calahorra, de tal forma que el diseño conjunto de la estación sea compatible con el desarrollo urbanístico. También se valorará en los proyectos constructivos la posibilidad de unificar el PAET y la estación de alta velocidad de Calahorra".