El Gobierno de La Rioja, a través de la Consejería correspondiente con competencias en materia de Ordenación del Territorio y Urbanismo, ha pretendido, desde siempre, dotar de un adecuado nivel de planeamiento urbanístico a todos los municipios de La Rioja. Para ello, desde el Servicio de Urbanismo, se ha venido prestando apoyo tanto técnico como económico a todos aquellos municipios que han necesitado y solicitado de la ayuda necesaria, bien para dotarse de una figura de planeamiento acorde con sus características y necesidades, bien para actualizar el planeamiento a la nueva legislación urbanística, o para la revisión de planes agotados y desfasados.

Así, desde 1994 se abrió una línea de inversiones con cargo a los presupuestos anuales de la Consejería con competencias en materia de Ordenación del Territorio y Urbanismo, hoy la Consejería de Obras Públicas, Polñitica Local y Territorial, con el objetivo de sufragar los gastos derivados de la redacción del documento de planeamiento general de todos aquellos municipios que, justificadamente, solicitasen la ayuda antes mencionada.

Como para la redacción de un buen planeamiento general, la calidad de la base cartográfica es fundamental, se vio la necesidad de elaborar una cartografía urbana del municipio, previa a la redacción del planeamiento, con unas características de escala, formato y precisión acordes con el objetivo de dicha cartografía de servir como base para la redacción de planeamiento general .

En este sentido, la línea de inversiones abierta en 1994 se bifurcó en inversiones en planeamiento para la redacción de instrumento de planeamiento general municipal, y en inversiones en cartografía para la elaboración previa de cartografía urbana básica.