Se debe recuperar la capa superior de suelo vegetal disponible o que vaya a ser alterada por cualquier elemento de la obra para su posterior utilización en los procesos de restauración del suelo y de la vegetación.


Para facilitar los procesos de colonización vegetal, las labores de separación de los horizontes superficiales de los suelos susceptibles de ser utilizados, se simultanean con el desbroce -siempre que esto sea posible- de manera que la tierra vegetal incorpore los restos de la vegetación existente (mejor picada) en el terreno en el momento de su separación. En cualquier caso, se debe intentar no mezclar las diferentes tongadas para no diluir las propiedades de las capas más fértiles.

Los suelos más o menos fértiles así obtenidos se acopiarán, en las zonas previstas para ello. Siempre que sea posible se realizará un acopio selectivo en función de la calidad y características de los diferentes tipos de materiales que sean susceptibles de aprovechamiento.

Mantenimiento de la tierra vegetal

El mantenimiento se realizará con las mínimas labores que se estimen oportunas (modelado de la geometría para evitar erosiones o retención de agua, enmiendas orgánicas con materiales disponibles a bajo precio...) hasta las operaciones de extendido que deberán programarse, en la medida de lo posible, de manera que se minimicen los tiempos de permanencia de superficies desnudas y el de almacenamiento de los materiales.

Cuando en una zona se prevea una mala calidad global de los materiales recuperables se establecerá el tipo de enmienda orgánica más adecuado, basándose preferentemente en materiales orgánicos relativamente sencillos de conseguir en cada zona a precios razonables.

retirada cobertura superficial
Trabajos de retirada de la capa superficial

mantenimiento tierra vegetal
Cordón de tierra vegetal. Depósito trapezoidal de altura máxima 2,5 m (contenido en arcilla < 30%), colocado directamente sobre el suelo

cordón de tierra vegetal en la parte superior
Cordón de tierra vegetal en la parte superior

Ubicación del depósito de tierra vegetal
Ubicación del depósito de tierra vegetal

Remodelación morfológica del suelo
Remodelación morfológica del suelo

Balance de tierra vegetal

Los proyectos deben incorporar un balance de tierra vegetal aproximado. Dicha estimación implica definir la superficie total de terraplenes (en todos ellos se debe proceder a la restauración vegetal) y la de aquellos desmontes en los que la pendiente entre bermas sea igual o inferior a 3H:2V. Este cómputo incorporará la superficie de elementos permanentes y temporales que deban restaurarse (vertederos de carácter definitivo, caminos de servicio de uso temporal, zonas de acopio y de instalaciones provisionales que una vez terminadas las obras no vayan a ser utilizadas).

La suma de las superficies mencionadas constituirá la base de cálculo de los volúmenes necesarios considerando un espesor promedio de la capa de tierra vegetal a añadir de 0,3 m.

Además de definir en memoria y planos las superficies que se restaurarán con tierra vegetal, se realizará un cálculo aproximado de la cantidad de tierra vegetal suplementaria (tierra que se debe añadir a la acopiada proveniente de las superficies ocupadas) que deberá utilizarse e incluir el precio unitario en la unidad de obra correspondiente del proyecto de restauración.

Definición contractual y programación de los trabajos

Todas las labores de retirada, almacenamiento y acondicionamiento de la tierra vegetal útil procedente de los terrenos ocupados por las obras deben definirse con sus correspondientes unidades de obra y estimación de mediciones y presupuesto.

Se tendrá programada tanto la retirada (especialmente antes de que el tránsito de la maquinaria deteriore la tierra por compactación) como la posterior redistribución de la tierra vegetal en los taludes y desmontes originados, de forma coordinada con el resto de las labores de la obra.

Los proyectos incluirán los mecanismos necesarios para proteger la tierra vegetal una vez ésta se halle extendida en los taludes hasta el momento de las siembras. En este sentido se debe tomar en consideración especial el tratamiento provisional de la escorrentía hacia los terraplenes y la necesidad de establecer cunetas de guarda en la cabeza de los desmontes y/o bajantes de los terraplenes donde así se justifique.

Definición de tierra vegetal

En muchos casos de restauración de espacios degradados, la definición de tierra vegetal no puede ser la propia de proyectos de jardinería dada la naturaleza edafológica de los terrenos sobre los que se actúa y el tipo de vegetación que se pretende implantar.

Normalmente, a efectos de los proyectos de construcción se considera tierra vegetal todo aquel material procedente de excavación cuya composición físico-química y granulométrica permita el establecimiento de una cobertura herbácea permanente (al menos inicialmente mediante las técnicas habituales de hidrosiembra) y sea susceptible de recolonización natural. Debe tenerse en cuenta que, en términos generales, se pretende crear las condiciones adecuadas para que pueda penetrar la vegetación natural, cuyo material genético se encuentra en las proximidades. Esta vegetación es la que tiene más posibilidades de resistir y permanecer en los terrenos donde no son posibles los cuidados de mantenimiento.

Se deben rechazar aquellos materiales cuyas características físico-químicas y granulométricas sean claramente desfavorables al objetivo descrito para la tierra vegetal o bien cuya granulometría sea excesivamente compacta.

Prioridades de utilización de la tierra vegetal

En el caso de que no se disponga de un volumen de tierra vegetal suficiente para cubrir las necesidades reales se propondrá un reparto de los recursos disponibles considerando prioritarios los taludes más visibles (sobre los que converjan mayor número de visuales externas), zonas próximas a cursos fluviales y fondos de valles, aledaños de pasos de fauna y zonas ajardinadas (en centros urbanos o próximas a los mismos).

Aportación v extendido

El extendido de la tierra vegetal debe realizarse sobre el terreno ya remodelado con maquinaria que ocasione una mínima compactación. Para proporcionar un buen contacto entre las sucesivas capas de material superficial se aconseja escarificar la superficie antes de cubrirla. Si el material sobre el que se va a extender estuviera compactado habría que realizar un escarificado más profundo (40 a 50 cm), para prevenir la laminación en capas, mejorar la infiltración y el movimiento del agua, evitar el deslizamiento de la tierra extendida y facilitar la penetración de las raíces.

La tierra vegetal normalmente se extiende mediante un bulldozer o una motoniveladora, teniendo en cuenta que si se utiliza maquinaria pesada, el extendido se realizará de manera que se evite que los vehículos la compacten. Una vez se haya procedido al extendido de la capa de tierra vegetal, se efectuará un ligero laboreo para igualarla y esponjarla.