Normalmente las limitaciones físicas y químicas de los suelos de los espacios degradados para el desarrollo de la vegetación determinan la necesidad de un tratamiento adecuado como puede ser el aporte de materia orgánica, fertilizantes, etc. Al mismo tiempo se pueden realizar las operaciones mecánicas que se juzguen oportunas según cada caso: de despedregado, de arado y subsolado, etc.

En función de la disponibilidad local de materiales, la fertilización podrá ser indirecta por fertilización orgánica y/o directa por fertilización inorgánica. Las enmiendas están destinadas a la mejora de la textura, estructura y contenido de materia orgánica, propiedades que va a ser normalmente necesario mejorar, al menos puntualmente en los hoyos de plantación.

Estiércol empleado como abono
Estiércol empleado como abono