embarazo

El principal objetivo de estas directrices es, sobre la base de la normativa vigente, contribuir a hacer efectiva una maternidad segura y saludable en el trabajo. Para ello las actuaciones a iniciar para cada mujer en particular se harán en base a la evaluación de riesgos de su puesto de trabajo y el criterio del médico o de los médicos responsables de su salud, teniendo en cuenta la interacción real de sus condiciones de trabajo con las condiciones y características particulares de cada mujer conforme evolucionan el embarazo y la lactancia.

1. Póngase en contacto con el servicio de prevención de riesgos laborales

La protección legal específica e individual a la que se refiere el Art. 26 de la Ley de Prevención de Riesgos LaboralesEste enlace se abrirá en una ventana nueva no se puede activar en tanto la trabajadora no comunique su estado a la empresa (o éste sea notorio o conocido por ella). Perteneciendo dicha información al ámbito del derecho a la intimidad (Art. 18.1 de la Constitución Española) y teniendo por tanto la comunicación un carácter voluntario para la trabajadora, es de suma importancia que todas las trabajadoras asignadas a puestos de trabajo con posible riesgo para la maternidad sean conscientes de la necesidad de poner en conocimiento de la empresa su condición (embarazo, parto reciente o lactancia materna y, en ciertos casos, pre-concepción) para que se puedan poner en marcha las medidas preventivas adecuadas para salvaguardar su salud y la de su descendencia.

2. Valoración del riesgo para el embarazo

La exposición a los agentes y procedimientos nocivos para la maternidad se calibrará en función de la peligrosidad del agente, de la posibilidad de contacto, del nivel y frecuencia de exposición así como de la existencia de exposiciones concurrentes y de las características individuales de la mujer a lo largo del embarazo y la lactancia.Se basará en la Evaluación de Riesgos de su puesto de trabajo, realizada por el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales. Dicha evaluación está a su disposición en su Secretaría General Técnica, así como la Ficha individual de información que usted también habrá recibido.

3.- Medidas preventivas a aplicar

Las medidas preventivas y soluciones a aplicar deben considerarse en el siguiente orden:

  1. Eliminación del peligro (si lo hubiere y puede eliminarse).
  2. Adaptación de las condiciones y/o del tiempo de trabajo.
  3. Cambio a un puesto de trabajo exento de riesgo o restricción de las tareas con riesgo.
  4. Suspensión de contrato por riesgo durante el embarazo o la lactancia.

Para poner en marcha estas acciones desde el Servicio de Prevención se emitirá el informe procedente a su Secretaría General Técnica.

En el caso en que proceda la "Suspensión de contrato por riesgo durante el embarazo o la lactancia", ha de solicitar esta prestación a través de Mutua, para lo que necesitará además del Informe del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales, el de su Secretaría General Técnica, así como la cumplimentación de los impresos correspondientes que le facilitarán en Mutua.

En el caso de estar embarazada y en situación de incapacidad temporal (baja) se han de distinguir dos situaciones:

1.- Si la enfermedad que ha motivado la baja está derivada del embarazo, ha de acudir al Servicio de Prevención de Riesgos Laborales, con el ejemplar para la trabajadora del parte inicial de baja, para que desde este Servicio se emita el Informe correspondiente a fin de aplicar el Decreto 71/2012, de 28 de diciembre, por el que se regulan, con carácter general para todos los empleados del Sector Público de la Comunidad Autónoma de La Rioja, los complementos retributivos que complementan las prestaciones económicas de la seguridad social en las situaciones de incapacidad temporal, maternidad, paternidad, riesgo durante el embarazo y riesgo durante la lactancia natural.

2.- Si el motivo de la baja no está relacionado con su embarazo (ejemplo: gripe, esguince…) no es de aplicación este Decreto.