12 de abril de 2012

Encuentro Económico

Sres. Consejeros del Gobierno de La Rioja. Sr. Presidente del Club de Marketing de La Rioja.Sr. Embajador de los Estados Unidos de América en España.Señoras y señores.

Es un honor contar hoy en los XII Encuentros Económicos, que organizan el Club de Marketing de La Rioja y el Gobierno de La Rioja para poner en común experiencias y opiniones sobre la situación actual de la empresa y de la economía en general, con la presencia del embajador de los Estados Unidos de América, Alan D. Solomont, a quien le doy la más cariñosa bienvenida a nuestra tierra.

Como bien saben, han sido dos las ocasiones en las que he tenido la suerte de visitar los Estados Unidos de América al frente de sendas misiones institucionales y comerciales de la Comunidad Autónoma de La Rioja: una, en el año 2004, cuando estuve en Miami y Nueva York, y otra, en 2005, de nuevo en Miami.

En ambas ocasiones tuve la oportunidad de constatar que las relaciones de La Rioja con Estados Unidos son excelentes y, sobre todo, que las posibilidades de cooperación entre ambas son extraordinarias en áreas de interés común, entre las que destacaría la económica, la comercial y la cultural.

Por tanto, la visita a La Rioja del embajador de los Estados Unidos de América en España (la primera que efectúa desde que entregó sus credenciales a Su Majestad el Rey en 2010) va a contribuir a estrechar aún más los lazos que nos unen, abrir nuevos canales de colaboración e impulsar las relaciones entre riojanos y norteamericanos, a fin de convertirnos en socios de Estados Unidos.

Queremos poner a La Rioja en el radar de los norteamericanos, porque La Rioja tiene mucho que ofrecer a Estados Unidos y hay un amplio margen de crecimiento futuro; es decir, las relaciones económicas, comerciales y culturales de La Rioja con Estados Unidos tienen mucho recorrido por delante.

Por darles algún dato, les diré que, en 2011, las exportaciones riojanas a Estados Unidos ascendieron a 53,5 millones de euros, mientras que las importaciones se situaron en 13,1 millones, por lo que la balanza comercial es favorable a La Rioja en 40,3 millones de euros.

Los riojanos vendemos a Estados Unidos más de lo que compramos y nuestra tasa de cobertura es del 405,5%, 330 puntos superior a la española (74,7%).

Pero, Estados Unidos es todavía el sexto país al que más se exporta desde La Rioja y nuestras exportaciones al territorio norteamericano no representan más del 4% del total, por lo que quiero decir que el mercado estadounidense es uno de los grandes retos para la definitiva internacionalización de la economía riojana.

Estoy convencido de que nuestras empresas pueden lanzarse a la conquista de Estados Unidos con las mejores garantías de éxito porque, como decía antes, La Rioja tiene mucho que ofrecer a Estados Unidos.

Nuestras relaciones se pueden basar principalmente en cuatro variables: el vino, el sector agroalimentario, la nanotecnología o los sectores innovadores, y la lengua española y el turismo.

• El vino. La Rioja es la tierra con nombre de vino y la denominación de origen con más solera de España, mientras que Estados Unidos es el primer consumidor y el tercer país de destino de nuestras exportaciones. En 2011, 165 bodegas riojanas exportaron a Estados Unidos por valor de 28,34 millones de euros, lo que supone un aumento del 10,2% respecto al año anterior.

A pesar de la crisis económica, el consumo mundial de vino creció un 0,7% en 2011 (1,7 millones de hectolitros más, hasta los 241,9 millones) y en Estados Unidos lo hizo en 0,9 millones, por lo que su potencial es extraordinario.

En ese sentido, próximamente, 32 bodegas riojanas van a participar en un viaje organizado por el Gobierno de La Rioja para promocionar el vino y asistir al Encuentro World Wine Meetings (WWM) en Chicago.

• El sector agroalimentario. La calidad de los alimentos de La Rioja es una de nuestras principales señas de identidad, a través de exigentes procesos y estándares que se aplican a los productos riojanos (avalados por distintas denominaciones de origen), mientras que Estados Unidos ha experimentado últimamente un aumento del consumo de productos de calidad o gourmet (exquisitos).

El mercado norteamericano ofrece un escaparate privilegiado para los productos riojanos de calidad, a través de restaurantes y tiendas especializadas o de intercambios profesionales del sector de la restauración y de estudiantes de hostelería, como los de nuestra Escuela de Hostelería de Santo Domingo de la Calzada.

Además, la campaña ‘Alimentos de La Rioja’, que acabamos de poner en marcha, puede contribuir a ofrecer esa imagen global de la calidad agroalimentaria riojana necesaria para la conquista de un mercado emergente como el de Estados Unidos.

• La nanotecnología, una palabra con la que también quiero referirme a los sectores innovadores (energías renovables, biotecnología o industria aeroespacial), en los que La Rioja tiene mimbres para ser competitiva. El 20% de las empresas españolas que producen nanomateriales o dispositivos basados en éstos, se halla ubicada en La Rioja, mientras que Estados Unidos es el país líder en nanotecnología.

Estados Unidos y La Rioja han de ser capaces de establecer cauces de cooperación orientados al desarrollo económico y social recíprocos, fomentando la creación de empresas mixtas, la participación empresarial de los sectores económicos de ambas en inversiones cruzadas, el intercambio de experiencias entre centros de excelencia e investigación, y la colaboración de proyectos conjuntos de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i).

• Y, finalmente, la lengua y el turismo. La Rioja es la cuna de la lengua española, el lugar del nacimiento del segundo idioma más hablado en Estados Unidos, por detrás del inglés, y del más estudiado en aquel país.

Se calcula que más del 12% de la población estadounidense, formada por más de 308 millones de habitantes, habla con fluidez nuestra lengua. Además, en los últimos años, ha aumentado considerablemente el número de estudiantes estadounidenses que aprenden el español, porque el español es un pasaporte para encontrar trabajo en Estados Unidos.

Por eso, Estados Unidos y La Rioja han de sentar las bases para una colaboración estable que permita el intercambio de estudiantes de todos los niveles, y de investigadores en el ámbito de la enseñanza y la difusión del español, a través del Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española (Cilengua), que ha puesto en marcha el Gobierno de La Rioja como centro de referencia mundial.

Junto al español, nuestro mejor embajador, también me gustaría mencionar el potencial de nuestra región como referente internacional en el turismo del vino, cultural y de naturaleza.

En definitiva, La Rioja tiene mucho que ofrecer a Estados Unidos, porque la marca La Rioja tiene un valor incalculable desde el punto de vista económico, comercial y cultural.

La marca La Rioja tiene atractivo y prestigio, y Estados Unidos nos da grandes posibilidades de crecimiento.

Por todo ello, quiero animar a los empresarios riojanos a intensificar su presencia en el gran mercado estadounidense, a buscar nuevas oportunidades de negocio y a explorar estrategias conjuntas que contribuyan al crecimiento económico y bienestar de ambas partes.

Como bien saben, a pesar de la crisis económica y financiera, las empresas riojanas van a tener todo el apoyo del Gobierno de La Rioja para abordar esta asignatura pendiente, a través de la promoción de sus productos, servicios y marcas.

Confiamos en que la visita del embajador en España nos permita reforzar los vínculos de La Rioja con Estados Unidos y sirva para abrir puertas a las empresas riojanas y para que las relaciones económicas, comerciales y culturales entre ambas sean fecundas.

Reitero mi bienvenida y mi agradecimiento a Alan D. Solomont y hago votos para que Estados Unidos y La Rioja puedan traducir en proyectos concretos su voluntad de colaboración y su deseo de convertirse en socios y de recortar la distancia de más de 5.700 kilómetros que les separa a ambas.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja