CLAUSURA DE LA EXPOSICIÓN DEDICADA AL ARTISTA PORTUGUÉS JOSÉ DE GUIMARAES EN EL MUSEO WÜRTH

PEDRO SANZ ALONSO, PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA


Excmo. Sr. Ministro de Cultura de Portugal, D. José Antonio de Melo,
Sr. D. José de Guimaraes,
Sr. D. Juan Ramírez, Director de Würth España,
Autoridades,
Señoras y Señores,
Queridos Amigos:



Deseo que mis primeras palabras sean de cordial bienvenida al Ministro de Cultura luso, D. José Antonio de Melo, a esta tierra que es La Rioja, a esta tierra que se enorgullece de ser la cuna del español, de ese idioma hermano del portugués que es hablado en todo el mundo por cerca de 500 millones de personas.

Mi felicitación también a José de Guimaraes, por esta extraordinaria exposición que hoy clausuramos tras cosechar un éxito sobresaliente.

Y mi agradecimiento a Juan Ramírez, Director de Würth España, riojano de pura cepa, por habernos brindado la oportunidad de deleitarnos con esta muestra bella y sugerente que ha estimulado nuestra imaginación y que nos ha invitado, también, a reflexionar, algo muy necesario en los tiempos actuales.

La Rioja, por ser el lugar donde se escribieron las primeras letras en español, ha convertido su vocación por fomentar el diálogo en una de sus principales señas de identidad. Diálogo con otros pueblos, con otros países y gentes, para crear una base de entendimiento conjunto sobre la que dibujar sendas de futuro en común.

Diálogo no sólo a través de la palabra, sino a través de cualquier forma de expresión, como la artística, pues todas ellas son complementarias y conducen al mismo objetivo: el de contribuir al enriquecimiento de las distintas culturas y a establecer la amistad como pauta de relación.

Esta exposición que ahora llega a su fin es un claro ejemplo de ello.

Gracias a ella, hemos tenido la oportunidad de acercarnos más a Portugal, a este país próximo y querido, mediante la mirada de uno de sus artistas más personales y de mayor proyección internacional: José de Guimaraes. Y de acercarnos también al continente africano, merced a la colección personal de Guimaraes de arte tribal de este continente y a la influencia determinante que este arte dejó impresa en su obra tras su estancia en Angola.

Y gracias a esta muestra, igualmente, los riojanos somos más y mejor conocidos. Más y mejor conocidos por los cientos de personas que, durante estos meses, han acudido a nuestra tierra, a este Museo de Arte Contemporáneo, para disfrutar con esta exposición.


Entre ellos, el Ministro de Cultura portugués, al que reitero mi agradecimiento y bienvenida, pues su presencia supone un gesto de amistad y un claro empeño por estrechar todavía más los vínculos afectivos que nos unen a Portugal.

Para concluir, quiero expresar mi más cariñosa gratitud a Juan Ramírez, por la ilusión que ha depositado en esta tierra y en este Museo. Por su sensibilidad, por su amor al arte y por su extraordinaria calidad humana.

En estos tiempos de especiales dificultades para las empresas, es probable que otra persona al frente de este Museo se planteara la posibilidad de recortar la actividad de este espacio expositivo, rebajar el nivel de los artistas invitados, para destinar el ahorro obtenido a otras contingencias.

Juan Ramírez, no. Juan sigue firme en su apuesta por hacer del Museo Würth una referencia internacional de las vanguardias mundiales, una aspiración que no puede merecer sino el más sincero aplauso de los riojanos.

Quizá sea por obstinación personal, una característica muy propia de nosotros. Pero es más probable que esta actitud se deba más bien a que Juan sabe que, en estos momentos turbulentos de crisis global, es más necesario que nunca fomentar el diálogo entre los pueblos, entre las culturas del mundo, para buscar entre todos un futuro de progreso y de desarrollo desde la amistad. Y el arte, como he señalado antes, es un buen medio para llegar a ese entendimiento, a esa puesta en común y a ese agrupamiento de energías.

Por ello, gracias, Juan. Y gracias a José de Guimaraes y a José Antonio de Melo por esta muestra de amistad hacia los riojanos.

Muchas gracias.

* Este texto puede ser variado u omitido total o parcialmente por el orador durante su intervención.