24 de marzo de 2014

Sr. Representante del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.Sr. Vicepresidente de la Comisión de Política Económica y Social del Comité de las Regiones.Excelentísimas e Ilustrísimas Autoridades.Señoras y Señores.

Quiero iniciar mis palabras dando la más cordial bienvenida a La Rioja a los participantes en este seminario del Comité de las Regiones sobre ‘El equilibrio entre la vida laboral y personal: una responsabilidad compartida’, con el deseo de que tengan una feliz estancia entre nosotros y de que su trabajo sea muy fructífero.

Junto a mi bienvenida, me gustaría expresar también mi más rotundo rechazo y condena a la inaceptable violencia de género, que ha causado 18 víctimas en España en lo que va de año y que, según una reciente encuesta de la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, afecta a una de cada cinco mujeres europeas.

En la actualidad los datos disponibles indican que las mujeres aún sufren discriminación en los ámbitos laboral y familiar, pues persiste la brecha en tasas de empleo y salarios con los hombres.

La igualdad efectiva de derechos y oportunidades para hombres y mujeres es un reto que asumimos los representantes regionales y locales de la Unión Europea con la responsabilidad de eliminar obstáculos y de fomentar buenas prácticas, a fin de alcanzar el objetivo del 75% de empleo dentro de la Estrategia ‘Europa 2020’.

Por ello, La Rioja se honra hoy en poder acoger este seminario, pues es una región que aspira a situarse en el grupo de las más avanzadas social y económicamente de Europa, y cree que, en materia de conciliación de la vida laboral y personal de hombres y mujeres, hay que pasar de las palabras a los hechos.

Decía San Agustín que "no avanzar es retroceder", por lo que, a mi juicio, la Unión Europea debe liderar, con valentía y decisión, la lucha por la plena igualdad entre hombres y mujeres, pues el equilibrio entre vida familiar y profesional sigue siendo una asignatura pendiente, cuyo mayor peso aún recae sobre las mujeres.

Señoras y señores, cada vez los ciudadanos de la Unión Europea perciben con mayor claridad que las decisiones que se toman en las instituciones comunitarias les afectan directamente en su vida cotidiana. O, lo que es lo mismo, que el futuro se escribe en clave europea y, para ello, es necesario ser fuertes en Europa.

En el marco de este seminario se va a abordar el decisivo papel que pueden jugar las regiones europeas sobre este tema tan complejo y de tanta actualidad, a través de las políticas públicas de apoyo a la conciliación, que ocupa un lugar preeminente en la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

Creo que las instituciones comunitarias van a seguir con gran interés las conclusiones de este seminario, en las que se pondrá de manifiesto la necesidad de llevar a cabo medidas que favorezcan el equilibrio entre la vida laboral y personal entre hombres y mujeres, con un uso de la capacidad de las mujeres más eficaz y con horarios de trabajo más flexibles.

En los últimos tiempos, en España se han dado pasos en la buena dirección, con la puesta en marcha del Programa de Igualdad de Género y Conciliación de la vida laboral y familiar, o la reciente ampliación de la reducción de jornada por cuidado de hijos de los 8 a los 12 años, lo que refleja el compromiso del Gobierno de Mariano Rajoy.

Quiero destacar, además, que en España se acaba de aprobar el Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades 2014-2016, dotado con 3.127 millones de euros, que es el mayor presupuesto de la historia en esta materia. Y, lo que es más importante, con un 70% de este presupuesto dedicado al empleo y la conciliación.

También en La Rioja hemos puesto en marcha medidas destinadas a facilitar y potenciar la incorporación de la mujer al mercado laboral, a evitar que la necesidad de conciliar vida laboral y familiar sea una barrera que impida el acceso a un puesto de trabajo y a lograr que la igualdad de hombres y mujeres sea real y efectiva, pues la igualdad es un factor indiscutible de competitividad.

Así, en materia de empleo y relaciones laborales, 52 mujeres trabajadoras del sector privado se beneficiaron el año pasado de las ayudas para el fomento del derecho de excedencia y promoción profesional, y seis empresas se han acogido al programa, cofinanciado por el Fondo Social Europeo, para la puesta en marcha de planes de acción positiva, que afectan a 120 trabajadores, 66 de ellos mujeres.

Además, desde el Gobierno de La Rioja se lleva a cabo una importante labor de asesoramiento y vigilancia para procurar la igualdad salarial entre hombres y mujeres y la erradicación de todas las formas de discriminación por razón de sexo y el pasado año se ha actuado en 192 casos relacionados con la contratación y en 24 negociaciones de convenios colectivos. Por último, y respecto a la situación en la Administración autonómica, decirles que seis de cada diez empleados son mujeres; que, por supuesto, no hay diferencias salariales por razón de sexo; que hemos implantado medidas orientadas a favorecer la conciliación de la vida laboral y familiar, como el teletrabajo y que, entre los puestos de responsabilidad, el Gobierno de La Rioja roza la paridad, al estar el 48% de ellos ocupados por mujeres. No es mi deseo extenderme mucho pero, para que puedan valorar estos datos teniendo en cuenta la dimensión de La Rioja, les diré que los últimos datos de trabajadores afiliados a la seguridad reflejan que 60.470 eran hombres y 52.375, mujeres. Permítanme decirles también que La Rioja es la tercera región española en estabilidad en empleo femenino y tiene casi un 4% menos de tasa de paro femenino que el conjunto nacional.

Señoras y señores, la conciliación es un deber de la sociedad y una responsabilidad compartida que puede contribuir al crecimiento inteligente, sostenible e integrador de la Unión Europea, con el fin de lograr que el 75% de la población de entre 20 y 64 años esté empleada en el horizonte de 2020.

Estoy seguro de que este seminario va a ayudar a alumbrar el camino hacia ese objetivo, con la apuesta por buenas prácticas que promuevan la igualdad de género en el mercado de trabajo y el equilibrio entre la vida laboral y personal. Con este deseo declaro inaugurado este seminario.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja