4 de diciembre de 2007

Autoridades,

Señoras y Señores:

Una vez que hemos conocido los datos del Estudio Internacional Pisa 2006, ha llegado el momento de hacer valoraciones y analizar por qué estos datos son tan favorables para La Rioja.

En primer lugar, creo sinceramente que nos tenemos que felicitar todos. Todos los que junto al Gobierno de La Rioja hemos contribuido a conseguir estos magníficos resultados: los alumnos, los padres y los profesores. Y es que todos juntos hemos logrado colocar la educación riojana en un lugar privilegiado no sólo respecto a otras regiones españolas y a la media de España, sino también en comparación con los países de la Unión Europea, tales como Alemania, Reino Unido o Países Bajos.

Se trata de un éxito. De un gran éxito que nos llena de satisfacción. Y es que, ahora, La Rioja, gracias a los datos del Estudio Pisa, es también conocida a nivel internacional por la calidad de nuestra enseñanza, que se está acercando ya a un nivel de excelencia, una enseñanza con sello riojano que despierta admiración en el exterior de nuestras fronteras.

Los riojanos estamos en los primeros puestos de España y también de Europa. No se trata de una casualidad, ni siquiera es fruto del azar, sino que esta realidad es resultado de una política educativa que este Gobierno, el Gobierno de La Rioja, ha llevado a cabo con un objetivo claro: con el objetivo de buscar la calidad en todos los elementos que inciden directa e indirectamente en la formación y educación de las riojanas y riojanos.

A la vista está que para nosotros, para los riojanos, nuestro Estatuto de Autonomía, nuestro autogobierno, la capacidad para decidir un modelo de Comunidad propio, ha sido fundamental para avanzar en todas las áreas. Entre ellas, en la educativa. Y es que los riojanos hemos demostrado que somos capaces de trabajar por lo nuestro mejor que nadie. Que, en igualdad de condiciones, somos capaces de llegar más lejos que otros, tan lejos como nos propongamos, poniendo para tal fin todo nuestro empeño, nuestra ilusión, nuestros mejores esfuerzos, tanto personales como económicos, y marcando prioridades y objetivos con el compromiso de cumplirlos.

En 1999 asumíamos las transferencias. Sabíamos bien lo que asumíamos y cuáles eran nuestros retos y objetivos. Desde entonces, hemos dado los pasos que había que dar hasta dotarnos del modelo educativo que anhelábamos. Un modelo con identidad propia, con un nivel de calidad que ahora es reconocido internacionalmente. Y es que siempre hemos tenido las ideas claras. Hemos sabido qué modelo educativo queríamos para nosotros, para nuestros hijos y para el futuro de nuestra tierra, y lo hemos conseguido. Un modelo que forma a los alumnos en valores y en conocimientos, para hacer de ellos agentes activos y emprendedores en el impulso al progreso y desarrollo de La Rioja en el plano social, cultural, técnico y económico.

Siempre hemos tenido muy presente que invertir en educación es invertir en nuestro porvenir. Que cada euro destinado a la enseñanza es un peldaño hacia una mayor competitividad de La Rioja.

Tal ha sido nuestro empeño en situar la educación como una de nuestras prioridades absolutas, que los riojanos hemos sido pioneros en España en muchos aspectos que, con posterioridad, han incorporado otras Comunidades Autónomas. Hemos sido pioneros en la gratuidad de la Educación Infantil, en la gratuidad de los libros de texto, en la implantación de las nuevas tecnologías y en la apuesta por el bilingüismo para participar del mundo que nos rodea y de las oportunidades que éste nos ofrece.

Somos, igualmente, reconocidos por la permanente formación de nuestros profesores y por las importantes inversiones que hemos realizado para mejorar nuestras infraestructuras y crear otras nuevas, adaptadas a los tiempos actuales, inversiones, en términos relativos, superiores a las del resto de Comunidades españolas.

Todo ello ha dado como consecuencia que nuestro modelo de enseñanza sobresalga por encima del modelo de las demás Comunidades españolas, como refleja el Estudio Pisa, y que esté a la altura de los mejores sistemas educativos de Europa.

Para ilustrar el motivo que explica el prestigio y pujanza de la enseñanza riojana, permítanme que les ofrezca unos datos que hablan de nuestro trabajo constante e ilusionado por dar cada año, cada día, un paso más en la búsqueda de esa calidad que se ha convertido en nuestro objetivo prioritario.

-Este año vamos a destinar 255 millones de euros a educación, más del doble que en 1999.

-En inversiones en infraestructuras y reformas, hemos pasado de 1,4 millones de euros en 1999 a 18 millones este año. Y les adelanto que en los próximos cuatro años se comprometerá un gasto de 80 millones de euros.

-En la escuela pública, hemos pasado de 2.595 docentes a 3.100.

-Contamos con 4.000 alumnos más que en 1999, en gran parte debido al incremento de inmigrantes, a los que hemos escolarizado en condiciones de normalidad y realizando un gran esfuerzo por parte del Gobierno de La Rioja.

-En lo que respecta a nuevas tecnologías, desde el año 1999 hemos invertido más de 13 millones de euros en equipamiento informático en los centros. En la actualidad, en los centros públicos, hay un ordenador por cada 5 alumnos y todas las aulas tienen banda ancha de conexión a Internet.

-Por otro lado, se han dado importantes pasos para potenciar las capacidades lingüísticas de docentes y alumnos en idiomas extranjeros, en lo que supone una fuerte apuesta por el bilingüismo. En este sentido, me agrada recordar que se han firmado acuerdos con Baja Sajonia, con la Embajada Francesa, con el MEC y con la Región de Burdeos. Recordar, también, que este año 62 profesores y 72 alumnos han participado en un programa de inmersión lingüística. Y que está en marcha el Programa de colaboración con las Escuelas Oficiales de Idiomas, que permite a miles de alumnos obtener la doble titulación en ESO/Bachiller y en la Escuela Oficial. Asimismo, para este curso, contamos con 28 Auxiliares de Conversación.

-De otra parte, mencionar que los programas europeos son un eje prioritario de nuestra educación. Así, decirles que en el pasado curso 80 profesores participaron en 10 proyectos escolares europeos y que la mayoría de los centros riojanos han participado, o participan, en estos programas.

-A todo ello hay que añadir nuestro firme compromiso con la excelencia, como lo revela el dato de que 29 centros tienen implantado el modelo EFQM. Y nuestro firme compromiso también con la innovación educativa.

Todo esto ha dado como consecuencia los rasgos que definen la fisonomía del modelo educativo riojano, un modelo cuya calidad ha sido reconocido internacionalmente por el Estudio Pisa. Un modelo que garantiza la mejor formación en conocimientos a nuestros alumnos, pero también en valores como el de la solidaridad, el de la responsabilidad y el del respeto, piedras angulares sobre las que debe pivotar siempre la educación.

Los resultados de este Estudio no podían ser más favorables para nosotros. Nos colocan en una posición de privilegio en España y en Europa, en una posición ejemplar y digna de aplauso.

Ahora bien, como decía el filósofo, "quien no aspira a ser más de lo que es, acaba siendo menos de lo que era".

Por ello, para ser más de los que somos, invito a todos a mejorar la educación riojana todavía más, a dar un salto de futuro.

Desde ahora mismo les digo que el objetivo prioritario del Gobierno de La Rioja, y de este Presidente que les habla, seguirá siendo la educación. Y es que tengo el convencimiento de que La Rioja del futuro dependerá de la educación, de la formación, que demos a los jóvenes del presente.

El Gobierno de La Rioja, y yo personalmente, esperamos contar, como hasta ahora, con el apoyo ilusionante y apasionado de todos: de padres, de alumnos y de profesores, del conjunto de la comunidad docente, para mejorar nuestra educación.

Muchos son los esfuerzos que hasta ahora hemos realizado. El Estudio Pisa nos dice que los pasos dados han sido los adecuados, que el esfuerzo ha merecido la pena.

Con ese estímulo y con la satisfacción de las cosas bien hechas, iniciamos ahora una nueva etapa. Una etapa para hacer de la enseñanza la mejor herramienta de futuro.

Sé que juntos, como hasta ahora, lo vamos a conseguir. Sé que todos juntos vamos a lograr un futuro de prosperidad, de desarrollo y de progreso para los riojanos y para La Rioja. Y todo ello a partir de una educación de excelencia.

Muchas gracias.

Pedro Sanz - Presidente de la Comunidad de La Rioja