29 de marzo de 2005

Ilma. Sra. Dña. María Martín,

Sra. Dña. Margarita Ortega,

Representantes del Gobierno, de los Ayuntamientos; de los empresarios y trabajadores; de colectivos y asociaciones riojanas,

Señoras y Señores:

Tengo el convencimiento (y sé que todos ustedes también) de que hoy es un día absolutamente clave para La Rioja: para su presente, pero muy especialmente para su futuro.

Nos hemos propuesto afrontar el reto de decidir cómo queremos que sea nuestra tierra en un horizonte de 25 años, qué modelo de región queremos para La Rioja y cómo lo vamos a conseguir, para consolidar así los logros obtenidos, dar un nuevo impulso a nuestro desarrollo, ganar en competitividad dentro de España y Europa, fortalecernos como región y garantizar de este modo el porvenir de las generaciones venideras.

Es, sin duda, un reto estimulante y ambicioso, que reclama la participación de todos nosotros, de la sociedad riojana en su conjunto, porque el futuro nos pertenece a todos por igual y por tanto todos estamos llamados a colaborar en su diseño.

Por ello, mi primera invitación es una invitación a riojanas y riojanos, a asociaciones y colectivos, a agentes económicos y sociales y a las distintas administraciones para que, desde una actitud de colaboración activa, contribuyamos a dibujar los perfiles de este sueño colectivo que queremos ver materializado y que hoy nos convoca en este acto.

Un acto al que agradezco su asistencia y que es un punto de partida sin retorno para hacer de ésta una tierra de excelencia, que cree nuevas ventajas competitivas, atractiva para la actividad empresarial, próspera social y económicamente y que ofrezca oportunidades para todos los riojanos, en todos los ámbitos e independiente del lugar de residencia o de trabajo de éstos.

Buscamos, en definitiva, una tierra nueva y renovada, con una identidad fuerte, ejemplar en el marco nacional y comunitario y preparada para hacer frente a los retos que los tiempos actuales imponen, entre ellos el de la globalización y el de una economía embarcada en un creciente proceso de apertura.

La Rioja siempre se ha preciado de actuar con un modélico instinto de anticipación en cuestiones estratégicas. Ello explica nuestro carácter pionero en muchas facetas y la posición destacada que ocupamos en campos vitales para el desarrollo, lo que ha tenido un reflejo directo en la calidad de vida y en el bienestar de los riojanos, equiparable al de las más prósperas regiones europeas.

Alcanzar la cohesión social y económica, a través de un desarrollo equilibrado de La Rioja, han sido los ejes prioritarios sobre los que ha girado la acción de Gobierno. Todas las actuaciones emprendidas, actuaciones consensuadas y participadas por la sociedad riojana, se han encaminado a satisfacer esos objetivos.

Y, en ese afán, el territorio, su gestión, nuestra relación con él como nuestro principal valor patrimonial a conservar y mejorar, ha jugado un papel absolutamente fundamental.

"Hacer Comunidad", he dicho en varias ocasiones, "es hacer territorio sobre territorios; hacer región es hacer Comunidad sobre comunidades".

Pero el territorio no es una realidad fija. Todos somos conscientes de ello. Cada etapa de desarrollo precisa de una determinada configuración espacial acorde con nuestras necesidades.

Y esta premisa, sin duda incuestionable, es la que nos ha convencido de la necesidad de promover nuevas modalidades de gestión territorial y renovar los instrumentos de actuación. Y de ahí la Estrategia Territorial de La Rioja, un documento de planificación que nos va a ofrecer las pautas para orientar el desarrollo de La Rioja durante los próximos 25 años.

No es un modelo territorial al uso. La Estrategia Territorial de La Rioja se aparta de antiguos y convencionales planteamientos meramente normativos. El documento que entre todos vamos a elaborar nace con una perspectiva integral. No se limita al desarrollo urbanístico, sino que ofrecerá líneas de actuación en aspectos fundamentales, como el de la ordenación física del territorio, los recursos naturales, las infraestructuras, el desarrollo espacial y urbano, las actividades económicas y residenciales, los grandes equipamientos y la protección del patrimonio natural y cultural. Todos estos elementos serán abordados no individualmente, sino de forma global, para construir el modelo de región que deseamos, un modelo de región sostenible y sustentable en el tiempo que nos va a permitir alcanzar nuestros objetivos.

Se trata de repensar La Rioja. De repensarla entre todos para hacer de La Rioja una tierra de excelencia, culta y de calidad, cohesionada, equilibrada y que fomente la cooperación entre el campo y la ciudad, Una tierra competitiva, solidaria y sostenible. Una tierra con identidad propia preparada para ganar el futuro.

Como pueden apreciar, los objetivos son francamente ilusionantes. Reitero por ello mi invitación a la participación de la sociedad riojana para construir entre todos La Rioja del futuro, una Rioja de la que todos nos sintamos protagonistas.

Muchas gracias.

* Este texto puede ser variado u omitido total o parcialmente por el orador durante su intervención.

Pedro Sanz Alonso - PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA