9 de octubre de 2008

Queridos amigos:

Hoy, Marisa Sánchez y su hijo Francis, dos riojanos tan ejemplares, tan entrañables y tan queridos por todos nosotros, nos vuelven a deleitar con un suculento manjar. Con un libro lleno de aromas, de sabores, de cariño y de memoria. La memoria sentimental de este extraordinario restaurante, el Echaurren, que es orgullo de La Rioja, embajador de nuestra tierra, polo de atracción de turismo en esta turística villa que es Ezcaray y pantalla de proyección de una de nuestras más significativas señas de identidad: la gastronomía.

Era éste un libro que estaba por escribir y que, afortunadamente, ya tenemos ante nosotros.

Leyendo sus páginas, tendremos ocasión de conocer la biografía de esta ya mítica casa de comidas riojana y familiar, que se ha ido enriqueciendo y engrandeciendo generación tras generación, hasta alcanzar la fama de la que goza como referente del buen hacer. Y tendremos ocasión también de rendir homenaje, el homenaje que merecen, a las personas, con nombres y apellidos, que han dado lo mejor de sí mismas, de su sabiduría y de su trabajo, para que el Echaurren, a día de hoy, luzca en todo su esplendor.

Homenaje a quienes pusieron en marcha este restaurante y lo continuaron.

Homenaje a Marisa Sánchez, la cuarta generación de mujeres cocineras, que ya con quince años se hizo cargo de una boda de más de ochenta comensales y que, en compañía de su marido Félix, ha dado al Echaurren el impulso que le ha colocado donde todos sabemos. El Premio Nacional de Gastronomía, la Medalla al Mérito en el Trabajo o el reconocimiento a Marisa como Riojana del Año resumen, mejor que mil palabras, sus méritos al frente de este restaurante.

Y homenaje también a su hijo, a Francis Paniego, continuador de esta extraordinaria saga familiar de cocineros y renovador de su cocina, con nuevas propuestas, dentro de la tradición culinaria riojana, que le han hecho merecedor de la primera Estrella Michelin concedida a La Rioja. Francis, con quien he tenido el honor de compartir viajes promocionales de la gastronomía riojana a los más variados puntos del mundo y que día a día nos ofrece nuevos motivos de alegría.

Marisa y Francis son el alma del Echaurren. Un restaurante que es un fiel reflejo de La Rioja, de su evolución imparable, de su paulatino fortalecimiento, de su creciente proyección exterior. Pero, eso sí, conservando siempre sus esencias, su identidad, su alma, lo más íntimo y verdadero de su ser. Con una cocina que nos remite directamente a la tradición, a nuestras raíces, a nuestros productos de calidad, que nos recuerda que La Rioja está compuesta por aromas, por sabores y por colores propios que nos hacen ser tal como somos, diferentes, reconocibles y admirados fuera de nuestras fronteras.Y el Echaurren es también amor por La Rioja y por lo riojano. El amor y el cariño que ponen Marisa y Francis en todo lo que hacen. Amor y cariño por nuestra gastronomía, uno de nuestros mejores embajadores en el mundo. Por los productos de nuestra huerta y ganadería. Por nuestros vinos. Por nuestras costumbres. Amor y cariño para dar a conocer al mundo La Rioja como una tierra de encuentro y de hospitalidad, una tierra donde se cultiva el arte del buen vivir y donde una mesa, una bien surtida mesa, siempre es una invitación para iniciar una amistad.

Todo eso podremos encontrar en este libro que hoy ve la luz. Un libro que es un canto a La Rioja y a lo riojano.

Por ello, quiero felicitar con todo mi cariño y afecto a sus protagonistas, a Marisa, a Félix, a Francis, a todos y cada uno de los componentes de esta extraordinaria saga familiar, con el convencimiento de que, como hasta ahora, nos seguirán haciendo sentir orgullosos de tenerlos entre nosotros.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja