22 de octubre de 2014

Sr. Ministro de Educación, Cultura y Deporte.

Sr. Director para Europa de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina.Sra. Alcaldesa de Logroño.Sr. Rector de la UNIR.Sr. Consejero Delegado de Vocento.Señoras y señores.

Un año más, mi reconocimiento y gratitud a la Fundación Vocento, Diario La Rioja en su 125º aniversario y CAF-Banco de Desarrollo de América Latina por organizar las Jornadas ‘Futuro en Español’, que permiten a La Rioja brillar con luz propia en el firmamento de la diversidad de las lenguas como mascarón de proa del español.

Por ello, en primer lugar, deseo destacar los fuertes vínculos históricos, culturales, lingüísticos y literarios de La Rioja con el español. Desde su origen (hace más de mil años en nuestros monasterios de San Millán de la Cogolla) hasta la actualidad, con el estudio y difusión del idioma a través de la Fundación San Millán de la Cogolla, Cilengua u otras iniciativas, como ésta que hoy nos ha congregado en la Casa de América.

En su cuarta edición estas jornadas van a poner el foco en las relaciones entre España y América Latina. Hoy, igual que hace más de 500 años, cuando Cristóbal Colón llegó al Nuevo Mundo por primera vez, América Latina constituye una verdadera oportunidad de desarrollo para el español en todos los órdenes, pues nueve de cada diez personas que hablan español en el mundo son latinoamericanos.

"En el siglo XIX era idea general la de que los españoles éramos los amos de nuestra lengua. No lo somos", razonaba Dámaso Alonso hace más de tres décadas. "Los amos de nuestra lengua formamos una inmensa multitud de más de 500 millones de personas que hablamos español", pues su peso ha basculado por razones demográficas de España hacia Latinoamérica y Estados Unidos, que en el año 2050 será el primer país hispanohablante del mundo.

Señoras y señores.

América Latina ofrece infinitas posibilidades al español no sólo como herramienta de comunicación y entendimiento entre personas, sino como elemento de desarrollo y competitividad, por el gran valor económico que posee. Permítanme recordarles que, según un estudio pionero del riojano Ángel Martín Municio, el español aportaba el 15% del PIB de la economía española en el año 2003.

Eso significa que la potencia económica del español hace de nuestra lengua "la más rentable de todas las inversiones", en palabras del Premio Nobel Camilo José Cela. Una lengua "común de todos. Ni más ni menos nuestra que de los latinoamericanos o de los hispanohablantes de los Estados Unidos. Porque todos somos, por la lengua que hablamos y escribimos, hispanos o hispánicos".

Además, estas jornadas van a incidir en la pujanza del periodismo en el mundo hispanohablante y el fuerte impacto del idioma en las relaciones comerciales internacionales, en especial en el sector agroalimentario. Como saben, este sector es uno de los pilares de la economía riojana y supone más del 36% del PIB regional de nuestra industria manufacturera, factura casi 2.500 millones de euros y da empleo a unas 8.000 personas en nuestra región.

Por ello, creo que estas jornadas van a adquirir una dimensión aún más importante, si cabe, al entrelazar dos grandes méritos de los que La Rioja es titular: la lengua española y el sector agroalimentario, dos señas de identidad que hacen grande a la comunidad más pequeña. Como dijo el escritor argentino Abel Santa Cruz, "no todo lo grande es bueno, pero todo lo bueno es grande".

Señoras y señores.

Hoy, el español es una lengua en expansión, firme en su unidad y fuerte en su diversidad. "Al igual que no se abren todas las puertas con la misma llave", decía José Ortega y Gasset, "no todos los pensamientos se pueden pensar en una misma lengua, ni todas las metáforas florecen en un solo vocabulario, ni todas las emociones son compatibles con una gramática única".

Hoy, el español goza de buena salud y, al mirar a la otra orilla del Atlántico, es visto como un factor clave para multiplicar el potencial comercial de España y generar crecimiento económico. En gran medida, de nosotros va a depender aprovechar el gran caudal de las aguas de nuestra lengua para fertilizar las relaciones económicas, los flujos de inversión y las migraciones.

Estoy seguro de que, a través de la voz de importantes personalidades de la comunicación y la economía, estas jornadas van a contribuir a poner en valor todo la energía que encierra nuestra lengua, cuyo destino ya no es sólo el de ser vínculo de entendimiento, hermandad y cultura entre los millones de personas que la hablan, sino el de ser llave para el comercio exterior.

Por nuestra parte, el destino de La Rioja seguirá siendo, como cuna del español que somos, ser un agente activo de la defensa, promoción y estudio de nuestra lengua. Ese es el compromiso que asumimos cuando los monasterios de San Millán de la Cogolla fueron declarados Patrimonio de la Humanidad en 1997 y que hoy, 17 años después, reiteramos, con la satisfacción de poder decirles que ya han superado los 2.300.000 visitantes.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja