22 de marzo de 2010

Como anfitrión de este acto, en nombre de la Fundación Riojana para la Innovación, permítanme que les de la bienvenida a esta nueva realidad que hoy tenemos el placer de compartir con todos ustedes.

No todos los días tengo la oportunidad de dirigirme a todos los aquí presentes y a la sociedad riojana en general desde un papel distinto al que me ha sido encomendado por todos los riojanos, y sin embargo lo hago gustoso en esta ocasión por la trascendencia de la nave en la que estoy embarcado junto con once de las instituciones y empresas más prestigiosas.

Quiero agradecer a la Universidad de La Rioja, a la Federación de Empresarios de La Rioja, a Arsys, Caja Rioja, Gas Natural, Grupo Hergar, IAC, Masa, Siemens y Telefónica el apoyo incondicional que han dado a esta iniciativa que nació de la íntima convicción del Gobierno de La Rioja respecto a la necesidad de innovar, la importancia de hacerlo en colaboración con la iniciativa privada y la conveniencia de dotar a la entidad tractora responsable de liderar este proceso de los recursos financieros necesarios para poder ejercer su papel con independencia, transparencia y suficiencia.

Con cierta frecuencia se acostumbra a dotar de trascendencia a hechos cotidianos que no tienen nada de extraordinario. No es el caso.

Hoy, más que hablar de un compromiso cumplido puedo hablar de un sueño hecho realidad. Ya decía una poetisa que "El futuro pertenece a quien cree en la belleza de los sueños"

Estamos ante un hecho poco habitual, de esos a los que nos toca asistir cada mucho tiempo.

La Fundación Riojana para la Innovación es un acontecimiento social y económico fuera de lo normal. Y lo es porque nos encontramos ante una institución que ha nacido pensada por y para las personas.

Creemos que la innovación es una fuerza de una enorme capacidad transformadora; que es capaz de cambiar hábitos, usos, costumbres; capaz de esculpir la realidad en la que vivimos, haciendo posible que todos y cada uno de nosotros tengamos cada día más y mejores posibilidades para vivir en una sociedad más equilibrada, justa y solidaria.

Y todo ello es posible gracias al esfuerzo colectivo de cada riojano y cada riojana. El compromiso mostrado por generaciones y generaciones de nuestros antepasados ha hecho posible que hoy estemos donde estamos, y que nos encontremos reunidos aquí, mostrado a otras regiones el camino para enfrentarse al futuro, llenos de optimismo y con confianza en nuestras propias posibilidades.

Puedo decir, sin temor a equivocarme, que La Rioja es un territorio creativo e innovador.

Son innumerables los ejemplos de empresas y profesionales que dedican sus esfuerzos a mejorar la sociedad en la que vivimos.

Porque La Rioja es una tierra que reúne unas condiciones muy especiales para la innovación.

Sólo unos datos, para confirmar con la evidencia tozuda de los hechos el convencimiento de mis palabras.

Son ya 1.000 las empresas innovadores, es decir, aquellas que tienen la innovación como motor de sus actividades.

Son más de 2.200 los proyectos de innovación en marcha.

Son 750 los investigadores en nuestra región

Son más de 62 millones de euros los fondos públicos destinados en el año 2010 a innovación.

Somos una región en la que los procesos emprendedores se dan con más fuerza y vigor por la importancia de las relaciones sociales, por la cercanía entre empresa y equipos humanos y por el elevado nivel de concertación y diálogo social.

Somos la región española con mayor porcentaje de empresas innovadoras, casi un 30% del total, y con más investigadores por empresa y la tercera con más personal de I+D por empresa.

Partimos de realidades.

La Fundación Riojana para la Innovación es ya una brillante realidad que cuenta con una base de partida sólida, con unos patronos ilusionados, con unos recursos suficientes y con un plan de actividades intenso y de gran alcance.

La confianza, el esfuerzo, la ilusión y la participación son señas de identidad de nuestros empresarios innovadores.

"Porqué el futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos es lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad".

Y para innovar hay que ser valiente. Y los riojanos siempre hemos sido valientes.

Lo he dicho muchas veces "Si no piensas en tu porvenir no lo tendrás" y "Sólo cabe progresar cuándo se piensa en grande, sólo es posible avanzar cuándo se mira lejos".

Con la Fundación Riojana para la Innovación buscamos construir un futuro a la medida de nuestras capacidades, basado en nuestras potencialidades y orientado a nuestras necesidades.

La clave de la innovación está en la capacidad de superar nuestros límites, de romper barreras y de afrontar el cambio permanente no como un elemento perturbador si no como una realidad estimuladora, llena de posibilidades.

Y la Fundación es la plataforma imprescindible para la gestión del cambio.

Su misión: colaborar de forma decisiva en la construcción de nuestro ecosistema innovador.

Hay un aspecto que me gustaría dejar de manifiesto ante todos ustedes: estamos ante una fundación privada. Nacida de la necesaria colaboración entre los poderes públicos y la iniciativa privada, pero intencionadamente configurada como fundación privada. Un matiz importante.

En ella participamos las tres fuerzas imprescindibles para que la innovación pueda ser una realidad.

- Las empresas, verdaderas protagonistas de los procesos innovadores.

- La universidad, gran referente en la creación de conocimiento, en la formación de talento y los procesos de investigación.

- Las propias administraciones públicas, creadoras de escenarios, gestoras de recursos, responsables de cumplir los mandatos de los ciudadanos.

Es lo que se conoce como la Triple Hélice de la Innovación. Recuerden este concepto. Nos dará mucho juego.

Todo estos esfuerzos tienen un claro destinatario final: cada uno de los riojanos y riojanas, cada habitante de nuestros 174 municipios, la sociedad riojana en su conjunto.

Pero no nos quedamos ahí.

Creemos que podemos aportar muchas cosas al resto de España.

Y creemos que podemos jugar un papel en Europa; el nuestro, el que hemos venido desarrollando sin complejos durante los últimos años y que nos ha llevado a ser una de las regiones más activas en la participación en proyectos comunitarios.

El mismo que nos ha consolidado como una de las regiones más desarrolladas de España.

La Fundación va a ser el principio de muchos cambios en nuestra sociedad.

Y la Fundación al mismo tiempo era un fin que perseguimos con anhelo muchos de nosotros: una organización independiente, privada, participativa, implicada.

La Fundación tiene un propósito muy claro: mejorar la sociedad en la que vivimos, incrementar la competitividad, la productividad y la confianza de nuestras empresas, crear, formar, retener y atraer talento sobre la base de un proyecto de futuro.

Pero la Fundación también quiere que sus logros estén a la altura de sus propósitos. Y por ello destina en este primer año de actividad un millón de euros para desarrollar 20 actividades de gran calado.

La Fundación es la expresión de unos valores colectivos.

La Fundación es la suma de voluntades de 11 actores principales en el mundo de la innovación. Y queremos que tenga un efecto multiplicador y que muchas otras organizaciones sociales, económicas, empresariales y educativas participen en ella.

Porque todos pueden colaborar como patronos.

Porque, a través de nuestro Consejo Asesor, todos pueden expresar su opinión.

La Fundación será, por derecho propio, La Gran Casa Común de la Innovación.

Y se ubicará en el Centro Tecnológico de La Rioja, la piedra angular de nuestro proyecto innovador.

Todas las empresas, profesionales, instituciones y ciudadanos están invitados a participar.

Es muy importante que todos aportemos nuestro granito de arena.

Porque, como hemos visto, la innovación es cosa de todos. Y todos estamos representados aquí.

El ánimo, la implicación, la participación es el mejor de los apoyos que podemos recibir.

Es la chispa que la máquina innovadora necesita. Es el alma de la Fundación Riojana para la Innovación que no es sino el motor de la triple hélice. Muchas gracias

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja