18 de julio de 2006

Excma. Sra. Dña. Aranzazu Vallejo,

Estimado Jesús Garitacelaya,

Representantes del Gobierno, de los Ayuntamientos; de los empresarios y trabajadores; de colectivos y asociaciones riojanas,

Señoras y Señores:

Hace algo más de un año nos reuníamos aquí para expresar nuestra firme convicción de ser capaces de decidir nuestro futuro. Era un reto apasionante que nos debía llevar a repensar, a reinventar La Rioja, en un esfuerzo sin parangón de todos los riojanos, inmersos en este viaje apasionante que hemos realizado en los últimos años.

Quiero agradecer a todos los aquí presentes la franca disposición que siempre han mostrado a participar en todo aquello que desde el Gobierno de La Rioja se les ha solicitado con el fin de conocer de primera mano su opinión, sus impresiones, su experiencia y sus sugerencias y necesidades para poder concretar esta primera fase inicial que, en aplicación estricta del término "diagnóstico" recogido en el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española, hace referencia al "arte o acto de conocer la naturaleza de algo mediante la observación de sus síntomas y signos".

He de decir que como ha reflejado Jesús Garitacelaya en su exposición técnica, los riojanos conocemos muy bien nuestra realidad. Es una de las ventajas de la dimensión. A los riojanos es muy difícil engañarnos. El contacto personal en las relaciones sociales, económicas y políticas nos pone a cada uno en nuestro sitio.

El estado actual de las cosas, de la realidad de La Rioja, supone una base sólida para poder definir el mejor camino para llegar a buen puerto. Siguiendo con la Real Academia de la Lengua, que como todos ustedes bien entenderán, es algo de lo que los riojanos podemos sentirnos orgullosos, y en la que tendremos algo cada vez más importante que decir, la estrategia "es el arte por el que se traza la línea para dirigir un asunto, fijando las reglas que aseguran una decisión óptima en cada momento".

Por ello ya les adelanto que, buscando esa decisión optima, en los próximos meses seguiremos abusando de su cortesía, buscando su participación en los procesos de toma de decisiones que completarán nuestra "autopista al futuro", ahora que tantos problemas tenemos para que se cumplan promesas en relación a estas vías de transporte.

"Hacer Comunidad", he dicho en varias ocasiones, y lo dije con motivo de la presentación de este proceso de creación del mejor camino para anticiparnos al futuro que es la Estrategia Territorial de La Rioja, "es hacer territorio sobre territorios; hacer región es hacer Comunidad sobre comunidades". Durante estos últimos años, todos juntos, hemos construido esa realidad incuestionable que hoy en día somos.

Juntos hemos asistido a una transformación paulatina de nuestra región, sin prisa pero sin pausa, constante, basada en el esfuerzo, en el trabajo diario, en el compromiso con una forma de ser y entender nuestra tierra. Un cambio hecho a nuestra imagen y semejanza. En una ruta hacia un destino lleno de ilusión, de esperanza, el destino soñado.

No hubiéramos tenido la capacidad de soñar sin tener también la posibilidad de convertir nuestros sueños en realidad. Eso es lo que persigue la Estrategia Territorial de La Rioja: hacer realidad nuestros sueños.

Los riojanos queremos una Rioja viva, dinámica, próspera, segura, justa y digna, en la que nosotros y nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos puedan vivir en paz. Y en la que todos aquellos que desde otros lugares del mundo vienen a compartir su vida con nosotros encuentren acomodo, sintiéndose parte de nuestra sociedad.

Los riojanos queremos una Rioja que conserve las que han sido nuestras señas de identidad durante generaciones, aquello por lo que lucharon nuestros mayores: nuestra riqueza natural, nuestro vasto patrimonio cultural, nuestro ingente patrimonio artístico y nuestro legado principal: el vino y su arte.

Los riojanos queremos una Rioja dentro de España, dentro de Europa, competitiva, diferente y solidaria en un mundo globalizado. Somos esencia viva de todo ello. Y no sentimos ni rubor ni complejo alguno al hablar de La Rioja y de España. De España y de La Rioja. No podemos entender una sin la otra.

Los riojanos queremos una Rioja que habla en español, que proyecta el español a los cinco continentes, que hace del español lenguaje universal. Queremos ser la bandera del español en el mundo. Queremos ser el lugar de referencia.

Los riojanos queremos una Rioja que mejore de manera continua su forma de enfrentarse a los retos que el desarrollo humano plantea, haciendo de la capacidad de innovar elemento diferenciador. Innovar liderando el cambio que toda sociedad moderna afronta. Innovar apostando por la formación de todos, jóvenes y mayores. Innovar exportando, siendo excelentes, aplicando la mejor tecnología, acercando a las personas, investigando. Innovar, soñar, recrear La Rioja.

Los riojanos queremos una Rioja en la que todos tengamos las mismas oportunidades, en la que no exista discriminación alguna, en el que las diferencias vengan dadas por la capacidad de cada persona de mejorar su vida mejorando su actitud.

Los riojanos queremos una Rioja con un sistema educativo excelente, con un sistema sanitario profesional, avanzado, de calidad, pensado por y para las personas, con un sistema de servicios sociales dotado y humano, próximo a los que más nos necesitan.

Los riojanos queremos una Rioja en la que todos tengamos acceso a una vivienda digna, y, en especial, los más jóvenes, pudiendo desarrollar sus vidas con plenitud. En el que nuestros mayores siempre tengan el apoyo que necesiten para seguir dándonos todo lo bueno que llevan dentro.

Los riojanos queremos una Rioja que cuenta con las mejores infraestructuras de transporte de personas, mercancías e información, siempre en constante renovación, siempre en vanguardia.

Los riojanos queremos una Rioja en la que las fronteras no existan, en la que la cooperación con otros territorios se produzca de forma natural, sin estridencias. Queremos crecer como región, queremos crecer como pueblo, queremos ser lugar de encuentro y aglutinar a todos aquellos que nos rodean, incorporándolos a esta dinámica imparable que los riojanos simbolizamos.

Hoy puedo afirmar, pleno de orgullo, que en nuestra región muchos de estos anhelos son sólidas realidades, consecuencia lógica del trabajo bien hecho de más de 300.000 personas unidas por un espíritu común. Y puedo afirmar que conforman la base de nuestros ideales, que no son sino el fruto de nuestros sueños.

Por ello, nuestra Estrategia Territorial, ésta que venimos desarrollando en un trabajo constante, silencioso, profesional, comprometido y eficaz, con una implicación digna de elogio de toda la sociedad riojana que hoy se encuentra aquí representada, no es sino el vehículo más acertado para seguir construyendo ideales, para darles forma, para hacerlos realidad y para que, dentro de 25 años, echando la vista atrás, podamos decir sin sombra de duda: "sabíamos lo que queríamos, sabíamos cómo conseguirlo, supimos hacerlo".

Porque con la Estrategia Territorial de La Rioja los riojanos hacemos frente, una vez más, a nuestras responsabilidades, analizando aquello que nos rodea desde una visión global e integradora para poder modelar nuestro futuro.

Queremos hacer de nuestra ubicación geoestratégica una ventaja real, aprovechando la pujanza y dinamismo del Corredor del Ebro para constituirnos en referente obligado de las grandes inversiones empresariales en los próximos años. Pero aprovechando también nuestra posición en el eje atlántico o en el flujo socioeconómico entre dos mares.

Buscamos que nuestra dimensión sea un factor generador de riqueza, consecuencia lógica de la capacidad de compromiso con un proyecto común. Pero, al mismo tiempo, creemos que nuestra pujanza nos permite romper fronteras y marcar el camino en lo que bien llamamos el "Gran Sur", con más de 160.000 personas en una concentración de población similar a la de Logroño y su área de influencia, o en el corredor socioeconómico de La Rioja Alta, que presenta unas posibilidades de desarrollo de oferta turística y residencial difíciles de igualar.

En definitiva, afrontamos con optimismo, con la confianza que da el trabajo bien hecho y con la valentía de la que hacemos gala los riojanos, este reto apasionante de construir nuestro futuro.

Permítanme que haga mía una frase de Víctor Hugo, que creo resume perfectamente lo que nos toca vivir. Decía que "El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad".

Le invito a participar de forma activa en un mundo de nuevas oportunidades: la construcción del futuro de La Rioja.

Muchas gracias.

Pedro Sanz - Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja