8 de septiembre de 2001

En nombre de La Rioja, región a la que represento como Presidente del Gobierno, deseo darles la bienvenida a España y trasladarles mi confianza de que tendrán una grata jornada de trabajo.

Las regiones vitivinícolas europeas representan uno de los mayores potenciales de desarrollo del viejo continente por su incidencia en todos los sectores económicos. Suponen, también, un ejemplo en cuanto a la innovación y la investigación, por su permanente adaptación a las tendencias de los mercados, sin perder los valores tradicionales que identifican a los vinos de calidad.

Esta combinación nos impulsa a acometer nuevos proyectos en los que reforcemos la filosofía de foro de diálogo y cooperación interregional que sustenta a la Asamblea de las Regiones Vitícolas Europeas y apoyemos, con nuestros conocimientos, la nueva cultura medioambiental que logre un desarrollo sostenible como así lo consiguen las regiones que hacemos de la uva y el vino un modelo de crecimiento respetuoso con la calidad ambiental.

Desde ese convencimiento, los ejes del programa con el que me propongo presidir la AREV, y en el que espero la colaboración de todos, son los siguientes:

1.- Organización interna de la AREV

Considero que el primer objetivo se centra en reforzar y en incrementar la eficacia en la gestión que la organización presta a las Regiones miembros.

Potenciar la organización significa asentar el prestigio, pero también obtener mejores resultados en el trabajo previsto por nuestra Carta del Vino, aprobada en 1991 en Villafranca del Penedés.

En dicha Carta se sintetiza que la razón de ser de la AREV es Aabordar los problemas del vino desde cada región, en un conjunto interregional, asegurando una fidelidad a la cultura y a la civilización del vino, en el respeto a la personalidad y a la naturaleza de cada uno@ ya que Ael esfuerzo común de los vitivinicultores no puede ser otro que la mejora constante de la calidad, de la autenticidad y de la imagen cultural del vino.@

Son principios que, respetados por todos y completados con la defensa de las denominaciones de origen, la autodisciplina, la defensa común y, por supuesto, la defensa del consumidor, deben permitirnos incrementar las oportunidades que el sector reporta a los individuos -a la sociedad- de nuestras regiones. Un sector que es motor indiscutible de progreso y de desarrollo rural.

Por ello, participación y transferencia de información serán piezas clave para continuar ilusionando a las regiones miembro en este proyecto común, facilitándoles la canalización de sus esfuerzos en beneficio de todos y buscando la incorporación de nuevas regiones.

El concurso de las regiones en el desarrollo vitivinícola se considera un elemento imprescindible, pero también lo es la presencia de la AREV en las actividades que estas regiones realicen. De acuerdo con este principio, se buscará y se propiciará esta presencia de las regiones como base para asentar una mejor cooperación y colaboración regionales.

En estos momentos, la AREV cuenta con diversas orientaciones en sus trabajos: la de Vino y Salud y la de Agricultura de Montaña . A ellas debemos unir una nueva que defienda la relación de la viticultura y el Medio Ambiente y las producciones en regiones de climatología adversa, consolidando, de esta manera, las propuestas ya realizadas por diversas regiones italianas y españolas.

Por otra parte, el turismo del vino debe ser potenciado como elemento dinamizador y diferenciado; como vehículo transmisor de una cultura milenaria. De esta forma, se potenciará la comunicación y la difusión de las Rutas del Vino existentes en las regiones miembro de la AREV y se apoyará la colaboración con la Red de Ciudades Europeas del Vino (RECEVIN). De igual manera, seguiremos recabando los apoyos necesarios para asentar y desarrollar el proyecto de ALa vid y el vino en los pueblos del Mediterráneo@, en el que están involucradas trece regiones españolas y otras tantas europeas.

Junto a estas propuestas, la puesta en marcha del Observatorio Económico nos debe permitir compartir una información económica de gran utilidad para el sector. Será ésta una apuesta de generación de información y de transferencia que cohesionará, de forma eficiente, los intereses del sector.

Por esta razón, la página web de la AREV debe servir para mantener la información de las actividades de la Asamblea, pero también de los institutos y de las regiones, de tal forma que suponga un auténtico inventario de las peculiaridades regionales, de sus órganos de gestión vitícola y de sus eventos culturales.

2.- Relaciones institucionales.

Un segundo bloque de propuestas busca reforzar las relaciones con las instituciones de la Unión Europea, la Oficina Internacional del Vino, las Regiones en proceso de integración a la Unión Europea, el Comité de las Regiones y la Asamblea de Regiones Europeas.

2.1. Instituciones de la Unión Europea.

Las perspectivas de evolución de la Política Agraria Común son inciertas e inestables. Los factores de incertidumbre siguen estando presentes y han aparecido otros nuevos que, según su orientación, condicionarán el futuro de la política comunitaria. Se hace preciso establecer debates permanentes en el seno de la AREV -tanto en el AColegio de las Regiones@ como en el AColegio Profesional@- para consensuar el modelo de vitivinicultura que deba ser defendido ante las administraciones comunitarias.

El proceso de negociación en el seno de la OMC, iniciado en virtud del Art. 20 del Acuerdo de Agricultura de la Ronda Uruguay, va a mantener un intenso ritmo de debate en los próximos meses. Negociaciones de hondo calado para nuestros intereses y que exigen un posicionamiento de la AREV. En este sentido, trataremos de incrementar nuestra capacidad de influencia en las diferentes instituciones de la Unión Europea y fomentaremos la cooperación de la AREV con estos organismos.

Incorporaremos a los debates los aspectos relacionados con la seguridad alimentaria, aspecto en el que se centran las preocupaciones tanto de la sociedad europea como de las propias instancias comunitarias.

2.2. Oficina Internacional del Vino.

Con la colaboración y participación en la Oficina Internacional del Vino, la AREV persigue preservar el foro internacional de intercambios de opiniones de investigadores, científicos, economistas y juristas de la viña y del vino. De este modo, pretendemos contribuir al desarrollo armonioso del conjunto del sector vitivinícola mundial.

2.3. Regiones en proceso de integración a la U.E.

En cuanto al proceso de ampliación comunitaria, la preocupación de las regiones que conforman la AREV en general, y la nuestra en particular, incluye el desarrollo de determinadas regiones y su incorporación a los sistemas y normas de gestión comunitarias. La Rioja participa en un proyecto de desarrollo normativo y de gestión en Rumanía. Quiero hacer extensiva esta labor a la AREV, de tal modo que entre sus objetivos de trabajo se encuentre el desarrollo de las personas que, de una u otra manera, participan del mundo vitivinícola.

2.4. Comité de las regiones

El Comité de las Regiones -como una de las Instituciones reconocidas en los Tratados- desempeña, en general, un papel fundamental en la defensa de los intereses regionales de la Unión Europea, y, de modo particular, en todo lo relacionado con el sector vitivinícola. Tal es así que numerosas directivas y reglamentos que afectan directamente al sector respetan las visiones planteadas en el Comité de las Regiones.

Los Dictámenes del Comité son tenidos en cuenta por la Comisión a la hora de elaborar sus propuestas legislativas, ya que éstos recogen, de primera mano, la realidad y los problemas sectoriales, así como las necesidades que presentan las distintas regiones.

En este sentido, mi propuesta está dirigida a reforzar las sinergias entre la AREV y el Comité de las Regiones, de tal modo que las actividades que se realicen en el seno de ambas instituciones se complementen y repercutan directamente en ventajas para el sector del vino. La AREV constituye un foro de trabajo y de discusión que nos permite acercar y elaborar posiciones comunes que agilizarán y optimizarán los trabajos que se realicen en el Comité de las Regiones. Más aún si tenemos en cuenta que la casi totalidad de las regiones integradas en la AREV está representada en el Comité de las Regiones.

2.5. Asamblea de las Regiones de Europa.

La preocupación por la ampliación de la Unión Europea debe ser uno de los elementos de posicionamiento común entre ambas instituciones. Una política agrícola duradera y la defensa del medio rural son preocupaciones compartidas, cuya defensa conjunta permitirá un mejor desarrollo para nuestras regiones.

3.- Relaciones con las Regiones.

La comunicación, la participación y la incorporación de nuevos miembros deben ser objetivos permanentes en el programa de la presidencia. Intensificar la participación enriquecerá la calidad de las propuestas que se generen en el seno de la AREV.

No quisiera terminar la exposición de mi programa de trabajo sin manifestar mi confianza en la participación de todos en este proyecto que nos une.. Desde mi papel como Presidente intentaré coordinar ese trabajo e ilusionar a los miembros con iniciativas que mejoren el funcionamiento interno y la proyección exterior de la AREV.

Como riojano y español, como ciudadano europeo, creo cada vez más en Europa, y la mejor manera de demostrarlo es seguir trabajando día a día en organismos como la AREV, presentando nuestros puntos de vista ante todas las instituciones europeas, foros interregionales y asociaciones con ámbito europeo y promover con nuestra implicación políticas a la medida de las regiones y sus características. La Europa de los ciudadanos la formamos también las regiones y hemos de sumarnos a esta labor permanente de construcción europea desde nuestros territorios, con una intensa acción exterior para llegar a otras regiones con las que seguir avanzando hacia una Europa más cerca de todos nosotros.

PEDRO SANZ ALONSO - Presidente del Gobierno de La Rioja