13 de marzo de 2017
José Ignacio Ceniceros, presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja

Presidenta del Parlamento, Alcaldesa, Delegado del Gobierno, Consejeros, DG’s, Colegios profesionales, asociaciones empresariales y sindicales, Representantes del sector TIC, empresas, centros educativos, tercer sector…

"Hoy empieza el reto". Así ha finalizado el video de presentación y así quiero yo comenzar mostrando, en primer lugar, un agradecimiento sincero a todos los que han participado en la elaboración de la Agenda Digital Riojana.

Agradecimiento para el grupo de expertos que elaboró el informe inicial de recomendaciones pero también a todas y cada una de las aportaciones realizadas en el proceso de consulta pública.

Estamos satisfechos de la implicación y la voluntad de colaboración que hemos encontrado en el sector TIC, en la universidad y también en diferentes ámbitos de nuestra sociedad que nos han trasladado sus ideas y propuestas demostrando una gran iniciativa y voluntad de colaborar. Ello nos ha animado aún más, si cabe.

Ese feedback está plasmado en el documento que ahora se presenta y que para nosotros es de gran valor pues recoge una apuesta común de La Rioja para convertirnos en una sociedad digital avanzada.

Creo, por ello, que esta Agenda Digital ha cumplido ya su primer objetivo en la medida en que es el resultado de un proceso participativo, transparente y colaborativo; me atrevería a decir que es la primera práctica real de Gobierno Abierto que se desarrolla en La Rioja.

Lo digital es una realidad presente en nuestra sociedad. Nos encontramos, por lo tanto, ante la necesidad de dar respuesta a un reto de gran envergadura que tiene que ver con que los ciudadanos, en todas las facetas y etapas de su vida, puedan alcanzar la competencia digital necesaria para desenvolverse en sociedad.

Hoy, nuestro mundo gira en torno al nuevo paradigma digital y no podemos quedar al margen. Debemos trabajar para orientar el conocimiento, las destrezas y habilidades de nuestros estudiantes hacia las nuevas profesiones en la medida en que ya se está instalando una nueva cultura empresarial y una manera de trabajar basada en las competencias digitales.

La llamada "cuarta revolución industrial" o economía 4.0 parte de la premisa de que la introducción de las tecnologías digitales en la industria puede mejorar cualquier fase de la cadena de valor: desde los recursos humanos hasta el diseño, la propia producción o la gestión de los canales de venta.

En ese contexto, y teniendo en cuenta nuestra dimensión y las particularidades de nuestro sistema productivo, la Agenda nos propone, por ejemplo, generar nuevas redes de valor añadido a partir de las TIC en sectores con gran implantación en La Rioja como el agroalimentario o el vino; una especialización tecnológica sobre sectores maduros y sus industrias auxiliares que pueda abrir nuevas líneas de negocio.

Por otro lado, será necesario generar nuevas infraestructuras digitales que nos ayuden a compensar nuestra reducida escala como región y apostar, por ejemplo, por ser la primera comunidad autónoma con cobertura de redes de banda ultrarrápida en todo su territorio.

Hagamos de la necesidad virtud y generemos entornos colaborativos donde se compartan servicios transversales en la nube como la ciberseguridad, el big data, cadenas de suministro o canales de venta.

Ello, por otro lado, supondría un impulso definitivo a las pymes de nuestro sector TIC, sobre el que la propia Agenda define un escenario de crecimiento del 50% en facturación y del 20% en empleo a través de un plan estratégico específico.

En otro sentido, estamos construyendo administraciones enfocadas al ciudadano, donde éste no sea un mero espectador sino protagonista. Una Administración Pública Digital Abierta y en constante transformación bajo los principios de liderazgo compartido, transparencia y rendición de cuentas.

Pero, además, ahora la sociedad digital nos está proponiendo otro horizonte de nuevas oportunidades a partir de ambiciosas propuestas de innovación y mejora social. Me refiero a: la apertura de nuevos canales de participación social y política en el ámbito de la emancipación juvenil, la generación de redes de protección de la infancia, la creación de entornos de participación social para la mujer, la mejora de la atención a la dependencia y el envejecimiento activo, la apertura de nuevos entornos digitales inclusivos para la participación de grupos vulnerables, los dispositivos para suprimir barreras y favorecer la inclusión de personas con discapacidad y lo mismo para la e-salud, donde se abren nuevas posibilidades en el marco de la atención sociosanitaria.

Y todo ello a través de una de las propuestas de la Agenda Digital: la creación de una incubadora para la aceleración de proyectos de innovación social.

Finalizo ya. Debemos aprovechar las potencialidades de la era digital para ser más competitivos y situar a La Rioja entre las regiones más desarrolladas. Lo cierto es que la riqueza en términos de PIB y de renta per cápita de una sociedad está estrechamente ligada a su grado de digitalización.

Todo lo que hagamos deberá tener como objetivo último la mejora de la vida de los ciudadanos. La tecnología debe ser nuestra aliada; pero por delante, siempre, las personas.

Reitero la voluntad del GLR de apostar por el trabajo colaborativo y abierto. Habéis participado en la elaboración de la Agenda pero desde este momento os convoco a que seáis también protagonistas del diseño y ejecución de su desarrollo.

Hoy echa a andar una Agenda que es cualquier cosa menos un documento cerrado y estático; la Agenda Digital es un proceso abierto y en vigilancia permanente. Aprovechemos lo digital para hacer, entre todos, más Comunidad.

Queridos amigos. Juntos hemos comenzado y juntos debemos seguir este camino. Hoy empieza el reto, uno de los retos de comunidad más importantes que debemos afrontar entre todos y para todos.

Muchas gracias.