13 de enero de 2009

PATRONATO EXTRAORDINARIO DE LA FUNDACIÓN SAN MILLÁN DE LA COGOLLA CON MOTIVO DE SU DÉCIMO ANIVERSARIOPEDRO SANZ ALONSO, PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJAAlteza:En nombre del Patronato de la Fundación San Millán de la Cogolla, deseo expresar el inmenso honor que supone una vez más Su presencia en este simbólico lugar. Podremos así testimoniar a nuestro Presidente de Honor la gratitud que merece el apoyo que siempre hemos recibido de Su Persona.Han pasado ya diez años desde que Su Alteza, en este mismo Salón de la Lengua, de tanto y tan trascendental valor patrimonial para toda la comunidad hispanohablante, alentara la constitución de la Fundación y asumiera su Presidencia de Honor con ánimo entregado y entusiasmo sincero.Una noble tarea a la que no vacilaron en unirse las más importantes instituciones y personalidades del mundo hispanohablante, que, con su sabiduría y su prestigio, son garantes excepcionales del valor simbólico y patrimonial de San Millán y de los propósitos concebidos por la Fundación.El Patronato ha respaldado siempre, con diligencia absoluta, la acción cotidiana. Los Miembros Fundadores han seguido brindando su apoyo más allá de los primeros momentos. Los Miembros Benefactores y Colaboradores han contribuido de manera especial a la puesta en marcha y consecución de todos los proyectos. En este sentido, como Presidente de la Comunidad de La Rioja y de la Fundación San Millán, me siento especialmente orgulloso de que la Fundación haya conseguido aunar lo público y lo privado. Nuestros benefactores son personas profundamente comprometidas con lo que la Fundación significa, con nuestra cultura y con nuestra historia. Lamentablemente, la muerte nos arrebató a algunos de nuestros Patronos: el Premio Nobel Camilo José Cela y dos ilustres riojanos: Ángel Martín Municio y Julio Luis Fernández Sevilla. Si me lo permitís, Alteza, que mis palabras sean de reconocimiento a la importante labor que desempeñaron en esta Institución.Por todos los medios a su alcance, la Fundación trabaja con vistas a cumplir la primera norma de sus Estatutos, que manda velar por los Monasterios de Suso y Yuso. En este sentido, se han acometido cuantas obras de restauración han sido necesarias para proteger y cuidar estos monumentos; todas ellas llevadas a cabo en coherencia con las líneas de actuación señaladas en el Plan Director. Unas actuaciones que, junto a las que se están desarrollando en estos momentos (la restauración de la iglesia y la iluminación de este monasterio) y la que acometeremos próximamente (la rehabilitación del Refectorio Mayor) supondrán prácticamente la culminación de ese Plan Director.Pero hace diez años asumimos también otro compromiso, un compromiso que tiene que ver con el trascendental legado que la Historia ha depositado en San Millán: la lengua española, el activo cultural más importante que tenemos, como habéis subrayado, Señor, en múltiples ocasiones. “La lengua”, escribía Unamuno en 1911, “es el principal patrimonio de los pueblos hispánicos. Es nuestro caudal. Es la bandera que tiene que cubrir nuestra mercancía. Es la lengua que, sin perder su carácter propio y su personalidad, se ensancha a la medida de los vastos dominios territoriales que abarca”. Era así entonces y lo es, más aún, si cabe, ahora. La lengua es nuestro mejor caudal. El de más de veinte naciones, el de casi 500 millones de personas. Pero la valoración de esta lengua universal, como la calificó ya Baltasar Gracián, no puede quedarse en un orgullo tan retórico como estéril, ni en una mera cuantificación. Y, por eso, haciendo honor a la herencia de Nebrija, hemos querido hacer de la lengua nuestro oficio.Ha sido así la Fundación motor de todo un proceso que ha hecho de San Millán un foco cultural y una referencia del español. Hemos llevado a cabo cuantas actividades e iniciativas han sido precisas para analizar la situación del español, para estudiarlo y para divulgarlo. Ha sido precisamente aquí donde los académicos españoles asumieron la confección del Diccionario Histórico de la Lengua Española. Fue también aquí donde se puso de largo la nueva Ortografía, por primera vez panhispánica y un claro ejemplo de respeto a los modos de hablar que se prodigan al otro lado del Atlántico. Y de nuevo fue San Millán testigo de un acto sin precedentes: el que reunió en Sesión Plenaria, bajo la Presidencia de Sus Altezas Reales los Príncipes de Asturias, a todas las Academias de la Lengua Española para aprobar el Diccionario Panhispánico de Dudas. Con estos acontecimientos, la Real Academia Española ha reafirmado la capitalidad de San Millán de la Cogolla como corazón del idioma. Una muestra de generosidad y de sensibilidad hacia nuestra tierra que quiero agradecer con cariño a su Director, a Víctor García de la Concha, hoy aquí de nuevo presente, renovando su apoyo y aliento.Otros encuentros de suma trascendencia fueron los celebrados con Directores de Departamentos de Español de Universidades de todo el mundo o el que convocó a Directores de periódicos escritos en español de más de veinte países y que fue presidido por Su Alteza. Son ya seis las ediciones celebradas de las Jornadas Sefardíes, unos encuentros dedicados a la lengua y la cultura de una comunidad, la judeoespañola, que ha sabido transmitir, generación a generación, todo un cómputo de vivencias y de aspectos bibliográficos, documentos y legados que se han convertido en tesoros de incalculable valor y que son reflejo de un pasado acariciado por un mismo idioma. Por eso quisimos que esta comunidad estuviera también representada en el Patronato de la Fundación. Somos sede de la Escuela Interlatina de Altos Estudios en Lingüística Aplicada, que aúna a organismos lingüísticos de España, Francia e Italia y, aunque de manera especial nos hemos centrado en la lengua española, no hemos descuidado la atención a las otras lenguas romances, celebrando varios congresos sobre sus orígenes y llevando a cabo importantes investigaciones en este sentido.Tampoco debemos olvidar que, por mandato estatutario, estábamos obligados a utilizar las nuevas tecnologías para la difusión y actualización del español en el mundo. Así pues, desde el primer momento de nuestra labor, hemos pretendido hacer una simbiosis de pasado, de presente y de futuro. De esta conjunción es prueba nuestro portal en internet, a través del cual puede accederse a los fondos documentales de la que es una de las bibliotecas monásticas mejor conservadas.Decía Dámaso Alonso que el tesoro de nuestra edad es la lengua que hablamos y llamaba a todos los escritores que se expresan en español “hermanos en mi lengua”. Esta hermandad es la que ha presidido siempre nuestro deseo de hacer de San Millán de la Cogolla un centro de ciencia y un foco de difusión de cultura. Y hablar de lengua y de hermandad es hablar naturalmente de Iberoamérica, a quien siempre hemos tenido en cuenta en la Fundación, como sabemos que está presente también en el corazón de Su Alteza. Por ello, convocamos a todos los Embajadores iberoamericanos en España y a todos los Presidentes y Directores de las Academias de la Lengua, a los que hicimos Miembros de Honor de esta Fundación.Todas estas tareas, Señor, constituyen el precedente fundamental del Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española (Cilengua). Este Centro viene a fortalecer el conglomerado cultural de la Fundación San Millán de la Cogolla, promovida por el Gobierno que presido y apoyada por las más altas instituciones del Estado para la conservación y gestión del conjunto emilianense y las facetas culturales con él relacionadas, a raíz de la declaración de los monasterios de Suso y Yuso como Patrimonio de la Humanidad hace ahora once años. La Fundación se dota así de un centro de investigación y desarrollo para institucionalizar el estudio de uno de los más antiguos y representativos patrimonios culturales de la Península Ibérica.La Rioja tiene acreditada históricamente, con prodigalidad documental, su nombradía de región española que, desde época muy temprana, se constituyó en uno de los ambientes intelectuales de mayor prestigio en el marco europeo.San Millán de la Cogolla ha sido y sigue siendo testigo singular de lo acontecido con una lengua, con nuestra lengua española, desde sus más remotos orígenes hasta este momento. Ya en el siglo X, bajo el gobierno del abad Gomesano, el escritorio de San Millán, centro neurálgico de la biblioteca, pudo participar en el porvenir de la lengua con los Comentarios a los Salmos, la copia de la Ciudad de Dios de San Agustín, y, sobre todo, con el famoso códice 46. Algunos siglos después y en el mismo marco surge una literatura nueva de la mano de Gonzalo de Berceo.Los monasterios emilianenses fueron, durante la Edad Media, centro de una actividad espiritual e intelectual muy persistente, merced a su condición geográfica de cruce de caminos entre varios reinos y en virtud de la convivencia de lenguas y culturas que se dio en el terreno de su dominio. La histórica actividad intelectual de estos cenobios, el nombre de Berceo y el recuerdo de tantos anónimos y diligentes copistas, son buenos referentes para el Cilengua y, desde luego, para quienes nos compete hoy velar por su desarrollo. El Cilengua lleva a cabo sus actividades por medio de tres institutos: el de Orígenes del Español, el de Historia de la Lengua y el denominado Biblioteca Hispánica. A estos tres institutos se ha añadido el Instituto de Historia del Libro y de la Lectura. Al frente de todos ellos se encuentran las más destacadas personalidades científicas.Con el Cilengua quiere asumir La Rioja su liderazgo internacional en el compromiso con el estudio, la promoción y la difusión de la lengua española. Es éste un Centro dedicado a la investigación y a la edición crítica de textos hispánicos, a la elaboración de obras lexicográficas y al desarrollo de diversos estudios sobre el origen y los aspectos históricos, literarios y culturales del español. Queremos hacer del Cilengua un centro de estudios superiores y de investigación estrictamente profesionalizado. Un centro internacional, con investigadores propios cualificados, pero respaldado y nutrido científicamente por los departamentos universitarios, nacionales y extranjeros, y por las Academias de España y de los países de habla española. Este Centro desarrolla ya sus actividades principalmente en cuatro frentes básicos: la alta investigación, la publicación de resultados, la difusión y discusión de éstos por medio de congresos y coloquios internacionales, y la formación de investigadores a través de programas internacionales y másteres.Son numerosos los proyectos de alta investigación que se llevan a cabo o que se han coronado ya. Por mencionar algunos: el de las Biblias Hispánicas y el del estudio de la génesis y orígenes históricos de la lengua española dentro del marco de la romanística medieval. El de la elaboración, en colaboración con la Real Academia Española, del Nuevo Diccionario Histórico de la Lengua Española. El de la recreación virtual del Códice de Mío Cid o el de la recuperación del patrimonio literario de la lengua española.El cuerpo principal de los investigadores de estos proyectos está formado por miembros del Cilengua y de otros centros nacionales y extranjeros que hacen de éste un centro de primera línea en el hispanismo y en la historia de la lengua, haciendo posible la innovación científica y la materialización de perfiles nuevos e inéditos que matizan o realzan el canon tradicional de la cultura española.Todos los proyectos se están concretando en las monografías y publicaciones periódicas que han empezado a aparecer ya. Y, aparte de esta difusión de resultados, se organizan también congresos y coloquios internacionales, en ocasiones con otras instituciones académicas, que contribuyen a situar a San Millán de la Cogolla como centro neurálgico de debate y de intercambio. Congresos que son, además, seguidos por un numeroso público presencial y virtual, haciendo así que el Cilengua, beneficiándose de las nuevas tecnologías y del impacto que permite la difusión a tiempo real por la red, sea una pantalla sin fronteras para la discusión científica.Otros coloquios y congresos constituyen también un espacio para la formación de investigadores, así como los cursos de formación y másteres que se desarrollan en San Millán de la Cogolla y en la residencia Manso de Zúñiga, de Canillas.En la Edad Media, con su escritorio, y ahora con su Cilengua, San Millán de la Cogolla ha sido y sigue siendo testigo singular de lo acontecido con nuestra lengua española. El escritorio se ha ensanchado y se ha hecho universal. Y en lo que a esta Fundación respecta, seguiremos haciendo todo lo posible para que siga creciendo y enriqueciéndose. Porque participamos plenamente del pensamiento del filólogo Amado Alonso cuando dijo que “nuestra lengua y su porvenir está en nuestras manos, en nuestra voluntad, en nuestra intervención cotidiana y activa”. Señor, hace diez años iniciamos de Su mano un camino. El día de hoy supone un alto en el mismo, una parada para tomar aliento. Proseguiremos con los mismos pasos, más firmes si caben, que nos han traído hasta aquí. Como Presidente de esta Comunidad y como Presidente de la Fundación San Millán de la Cogolla, me siento muy orgulloso de lo que hemos alcanzado, pero sé también que no hemos de cejar en nuestro empeño y les pido a todos, autoridades, patronos y empresarios benefactores, que nos sigan prestando su ayuda. Sin ella no habríamos podido llegar a este momento. Hemos cumplido una década. Diez años en los que no nos ha faltado el aliento de Su Alteza Real, que ha animado siempre los trabajos de esta Institución. Bajo Su auspicio, y gracias al esfuerzo compartido de todos sus miembros, la Fundación San Millán de la Cogolla celebra un feliz aniversario lleno de logros.Muchas gracias, Señor.* Este texto puede ser variado u omitido total o parcialmente por el orador durante su intervención.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja