22 de diciembre de 2006

Queridas riojanas y riojanos:

Estamos en Navidad y las fiestas de Navidad nos invitan a disfrutarlas en familia, con los nuestros, con los que tenemos más próximos, con aquellos con los que nos unen lazos de amistad. Son fechas para recordar a todos aquellos que nos han dejado a lo largo de este año. Para recordar también, de forma muy especial, a los emigrantes, a esos riojanos que, lejos de su tierra, viven la Navidad sin olvidar el lugar en el que nacieron. Para todos ellos, el cariño, el afecto y la consideración por parte del Gobierno de La Rioja.

Igualmente, estas fiestas navideñas son propicias para mirarnos a nosotros mismos, para mirar a La Rioja, para fortalecer nuestras señas de identidad, para apostar por lo riojano, por lo que tenemos, por lo que nos es común. Para apostar en definitiva por La Rioja. Y para hacer también balance; para darnos cuenta de que hoy estamos mejor que el año pasado. Que en 2006 hay 3.000 personas más trabajando que en 2005. Que hemos mejorado nuestras carreteras, que hemos mejorado nuestros servicios sanitarios, educativos, y que estamos apostando por algo tan importante como es la mejora de nuestros servicios sociales.

2006 también nos deja la alegría de ver un sueño hecho realidad: el Hospital San Pedro, un hospital de todos y para todos; un hospital que ha sido fruto del trabajo colectivo de la sociedad riojana y del Gobierno; un hospital con los últimos avances de alta tecnología; un hospital que va a ser referencia a nivel nacional en materia sanitaria; un hospital que nos va brindar los instrumentos necesarios para mejorar los servicios sanitarios en nuestra Comunidad Autónoma. Ha sido un anhelo de todos y ha sido un esfuerzo compartido por todos.

Quiero daros las gracias por vuestra paciencia; gracias por vuestra colaboración, gracias por haber compartido momentos difíciles, pero creo que ha merecido la pena, ya que hoy los riojanos podemos presumir, podemos disfrutar de un hospital de referencia en España.

Queridas riojanas y riojanos, las Navidades son fechas también para soñar, para soñar despiertos, para soñar con pasión por lo que nos queda por encontrar en el futuro de nuestra Comunidad Autónoma. En esta Comunidad que comparte con otras el proyecto de España. Y en ese soñar con pasión por La Rioja permitidme que os apunte algunos retos que tenemos para ese año 2007 que va a comenzar en breve.

Las tensiones territoriales entre Comunidades Autónomas tienen que transformarse en colaboración y cooperación; debemos aunar esfuerzos y recursos para conseguir lo mejor para todos nosotros.

Tenemos que defender nuestro vino de los ataques que está sufriendo, un vino que identifica nuestra tierra y que es vital para el desarrollo económico de nuestra Comunidad Autónoma.

Tenemos que luchar contra los agravios comparativos, contra la amenaza de resurgimiento de las vacaciones fiscales, que estaban en el olvido y que pueden volver a poner de manifiesto la discriminación y la desigualdad entre unas Comunidades y otras.

Tenemos que seguir reivindicando nuestras infraestructuras, nuestras comunicaciones, el soterramiento del ferrocarril, el tren de alta velocidad, los embalses prometidos…

En 2007, el año en el que celebramos los 25 años de nuestro Estatuto de Autonomía, tenemos que fortalecer el marco constitucional riojano.

Y tenemos una obligación tan importante como es la de consolidar nuestro sistema riojano de dependencia, renovando nuestro esfuerzo por mejorar y por ayudar a aquellas personas que tienen mayores dificultades. Un esfuerzo que el Gobierno de La Rioja asumirá poniendo en marcha los mejores servicios sociales para que aquellas personas que, con dificultades para integrarse social y laboralmente, encuentren la ayuda, el calor y el afecto que necesitan.

Son muchas las cosas que tenemos que seguir haciendo juntos. Son muchas las cosas por las que hemos luchado en estos últimos años. Por eso yo hoy, desde el cariño y el afecto que sabéis que os tengo, quiero pediros vuestra ayuda, vuestra colaboración para ese trabajo que juntos tenemos que realizar en el año 2007.

Quiero pediros también que no escatiméis esfuerzos, que sigáis amando a esta tierra, que amando a La Rioja, amáis también a España.

Permitidme que os desee, a vosotros, a vuestros familiares y a todos los que están a vuestro alrededor, lo mejor en estas fiestas navideñas y también que esos sueños que compartimos se hagan realidad a lo largo del 2007.

Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo.

Pedro Sanz Alonso - Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja