24 de diciembre de 2000

Queridas riojanas y riojanos:

Con vuestro permiso y mi gratitud, por permitirme que hoy, durante unos minutos, entre en vuestros hogares, vengo a trasladaros -en nombre del Gobierno y en el mío propio- el profundo deseo para que el Año Nuevo llene de paz y prosperidad las ilusiones colectivas y estas fortalezcan las nuestras personales. Un deseo que lleva implicita la confianza en la fuerza de La Rioja, que es su gente.

Las riojanas y los riojanos, nacidos aquí o alla, en el valle o en la sierra, todos (mujeres y hombres, niños, jóvenes y mayores) miramos de frente el siglo XXI velando por nuestro bienestar y el de los que vendrán mañana.

Por eso, en la Comunidad de La Rioja:

* Damos la bienvenida a las nuevas tecnologías, porque queremos ser los primeros.

* Construimos nuevas carreteras y desarrollamos mejores y nuevas formas de transporte, para estar bien comunicados.

* Trabajamos para mejorar nuestro entorno, porque deseamos mas calidad de vida.

* Protegemos nuestros bosques y riberas, porque queremos cada día más árboles y no menos.

* Potenciamos la medicina preventiva y la descentralizacion sanitaria, porque todos tienen derecho a un futuro saludable.

* Fomentamos el deporte y los idiomas, la formación profesional y la enseñanza en general, para dar salida a nuestros jóvenes.

* Acogemos a otras personas llegadas de otros lugares, mostrando solidaridad y

* Gritamos en silencio para repudiar el asesinato y asentar la convivencia en la tolerancia. Buscamos la paz.

En este año 2000 que finaliza vuestra fuerza ha mostrado la capacidad de nuestra Comunidad para avanzar con paso firme, sereno y seguro -en unión a la acción de Gobierno- para:

* Resolver los desafueros que dificultaban el desarrollo empresarial, estableciendo las reglas de la competitividad.

* Liderar la investigacion y las nuevas tecnologías a través de la empresa y la Universidad.

* Definir un nuevo marco para la educación integral de nuestros hijos, esperanza de futuro.

* Consolidar nuestra vocación universal, como tierra impulsora del idioma espanol que aquí nació.

* Proyectar nuestros valores como Tierra Abierta en el mundo, acogiendo a quienes nos han visitado o vienen a instalar nuevas industrias.

* Incrementar nuestra Tasa de Actividad, reducir el paro y aspirar al pleno empleo.

Al igual que lo hiciera el año pasado permitidme que, en un momento como este, vuelva a expresar mi legítimo orgullo por vivir en La Rioja y trabajar para La Rioja, para esta tierra que tiene ante si grandes oportunidades e importantes metas y que -decía y digo- disfruta de una importante potencialidad de progreso. Un privilegio que vosotros me habéis concedido y que me ha permitido representar a nuestra Región en foros internacionales y departir -en este año- momentos inolvidables, como la visita de Sus Majestades Los Reyes o la de su Alteza el Príncipe Felipe.

En triste contraste hemos vivido a lo largo de este tiempo sucesos cruentos que empañan la alegría de estas fechas. Me reafirmo en reclamar que, vascos o no, todos debemos unir nuestra voz para clamar por una paz definitiva.

En nombre de todos vosotros quiero enviar un entranable saludo a todos los que, siendo o sintiendose riojanos, viven fuera de nuestro territorio o regresan a casa, así como un amigable saludo de bienvenida para quienes en estas fechas nos visitan.

Reitero mis mejores deseos de Felicidad en estos días, en la confianza y esperanza de Prosperidad y Paz para el ano 2001.

Feliz Navidad, para todos.

Pedro Sanz Alonso - Presidente del Gobierno de La Rioja